¡Viva José!

Esto no se hace, no señor. Irse así, en plena vorágine balompédica en un mundo en crisis y en un país que renuncia a la Justicia para entregarle en blanco los libros de historia a los franquistas. ¿Cómo se le ocurre morir, señor Saramago, en un momento como éste? ¿No se da cuenta de queSigue leyendo «¡Viva José!»

Dos minutos en Oriente

Hemos tenido que esperar un año para que llegara la presentación oficial de Dos minutos en tu vida, pero la espera ha merecido la pena. Oriente Urbano abrió sus puertas a mi literatura y Neferet ofreció la elegancia de su danza para que todo saliera perfecto el pasado 20 de mayo. Hubo amigos y desconocidosSigue leyendo «Dos minutos en Oriente»

Ciudad del silencio

Tengo en mi habitación un cuaderno de viajes que me regaló Begoña Quinteiro, prologuista de Dos minutos en tu vida. Esta mañana he retomado ese cuaderno porque tenía varios viajes pendientes por escribir. Uno de ellos fue el que realicé en mayo de este año a Madrid. Recordando los momentos vividos en la capital deSigue leyendo «Ciudad del silencio»

Mi canción del verano

Llega el verano y toda Sevilla disfruta de las vacaciones en un paraíso más o menos idílico según las posibilidades de cada uno. ¿Toda Sevilla? No, un irreductible número de tiesos aguanta con resignación la cuarentena de grados a los pies de La Giralda. Entre ellos me hallo, canino durante todo el 2009, sólo ahoraSigue leyendo «Mi canción del verano»

Contar hasta 88 o hasta infinito

“Murió Mario Benedetti.” Sólo he podido leer hasta aquí, el resto de lo que Juan Cruz ha escrito para el diario El País acaba de vomitarlo mi impresora. Ahora mismo no soy capaz de digerir nada más. Murió el único poeta que me quedaba vivo. Los otros fallecieron mucho antes de que yo naciera. UnoSigue leyendo «Contar hasta 88 o hasta infinito»