El amor no tiene límites

Es pronto para decirlo y no he visto mucho cine aún este año, pero se me hace difícil pensar que pueda ser espectador de una película mejor que Amor de Michael Haneke en este 2013.

Anne (Emmanuelle Riva) y Georges (Jean-Lous Trintignant) son un matrimonio de profesores de piano jubilados que mantienen viva a su manera la llama del amor después de una vida juntos. De repente, Anne sufre un grave problema de salud que empieza a mermar sus facultades. Georges decide no abandonarla y promete cuidarla hasta el último momento, pero la situación se complica cada día más por la enfermedad de Anne.

La población de Europa hoy en día es tan vieja como su propia historia, sin embargo, no abundan las películas protagonizadas por gente de la tercera edad. Ese es un primer punto a favor de Amor. La otra gran victoria de este largometraje ganador de la Palma de Oro en Cannes es la forma de abordar el dilema moral que plantea justo al final de sus más de dos horas de duración.

Apenas cuatro piezas de música clásica tocadas a piano sirven de escasa y selecta banda sonora para esta obra maestra que nos lanza la siempre controvertida pregunta “¿qué harías tú en mi lugar?”.

Anuncios

La piel erizada

El erizo

Película francesa basada en una novela de éxito editada en España por Seix Barral, El erizo habla de la vida y de la muerte a través de los ojos de Paloma Josse (Garance Le Guillermic),  una niña de diez años que no tiene miedo a final irreversible que a todos nos aguarda. Es una película para los que fuimos niños y para las porteras; seres diminutos que habitan en la entrada de los bloques de vecinos. La comunidad de El erizo es una vecindad elitista de París a la que le preocupan bien poco los problemas de Josiane Balasko, su ama de llaves (Renée Michel). En ese edificio vive Paloma, una niña de once años que tiene todo lo que hace falta para convertirse en princesa: riqueza (en potencia), una casa muy grande, un padre respetable (Wladimir Yordanoff), una madre (Anne Brochet) que no se respeta a sí misma y una hermana con grandes ambiciones. Pero Paloma no quiere nada de eso y se empeña en salvarse de su destino aunque eso implique tomar una decisión irreversible y muy arriesgada.

Los planes de Paloma y el anonimato de la portera se verán alterados, lenta, aunque, inexorablemente por la llegada al edificio del señor  Kakuro Ozu (Togo Igawa), un elegante japonés poseedor también de una gran fortuna.

Construida como un cuento de hadas moderno, El erizo es una película interesante que habla en positivo del cine europeo actual. De este título conviene destacar tanto lo que hay como lo que no. Por un lado, hay una historia afable y poco habitual, una escala social en la que es posible subir por mucho que el ascensor se niegue a llevarnos al último piso, unos rostros muy expresivos y tiernas pieles de erizo a las que sólo se accede si se consigue salvar antes la amenaza de afiladas púas. Lo que no hay son sobreactuaciones, algo que se agradece bastante en una película tan coral como esta. Tampoco hay escenas de más ni momentos superfluos. Todo parece estar bien medido, como le gusta a los franceses.

Atención a los dibujos de Paloma, que son una nueva construcción del mundo dentro de la propia película. Paloma edifica con ellos su particular punto de vista de lo que acontece a su alrededor, extrayendo aquello que le interesa: las, a priori, irrelevancias del día a día que realmente son fundamentales.

El erizo se construye poco a poco siguiendo el paso de un calendario trazado y dotado de contenido gráfico por un Faber Castell manejado con brío por la mano de Paloma en la pared de su propia habitación. Habrá que leer la novela para juzgar luego si la película sigue siendo tan buena como hoy me lo parece.

Buen provecho.

Ficha técnica:

El erizo, Mona Achache, 2009.

País: Francia.

Título original: Le hérisson.

Duración: 100 minutos aprox.

Género: Comedia dramática.

Intérpretes: Josiane Balasko (Renée Michel), Garance Le Guillermic (Paloma Josse), Togo Igawa (Kakuro Ozu), Anne Brochet (Solange Josse), Wladimir Yordanoff (Paul Josse), Sarah Le Picard (Colombe Josse) y Jean-Luc Porraz (Jean-Pierre).

Guión: Mona Achache (basado en la novela La elegancia del erizo de Muriel Barbery).

Producción: Anne Dominique Toussaint.

Música: Gabriel Yared.

Fotografía: Patrick Blossier.

Montaje: Julia Grégory.

Dirección artística: Yves Brover.

Vestuario: Catherine Bouchard.

Calificación: *** Necesaria.

Una comedia agradable

un engaño de lujo

En Un engaño de lujo, Audrey Tautou que enamoró al mundo con su interpretación de Amélie Poulain, se dedica a seducir hombres ricos con el único propósito de satisfacer todos sus caprichos; unos antojos  excesivamente caros.

Hors de prix (carísimo) es el título en francés de una comedia agradable; una cinta que no pone en peligro la estabilidad de las mandíbulas de los espectadores, pero que ofrece algunos gags memorables (la escena de la bandeja de champán, por ejemplo).

Estamos ante una comedia muy francesa. En un mundo lujoso y altamente selectivo se cuela una pícara de profesión (Audrey Tautou) a la que sigue un camarero de hotel (Gad Elmaleh) que se convierte en gigoló de alto standing casi por casualidad. Todo a lo grande pero a la vez muy bien medido. La Francia presumida con su saber estar y su esplendorosa imagen. Pero para imagen la de Tautou, la Audrey del siglo XXI, a la que en Un engaño de lujo le crecen el pelo y la cara dura con respecto al hada madrina que interpretó en Amelie.

Con toda seguridad el primer acierto de Un engaño de lujo es la capacidad de su director, Pierre Salvadori, para borrar del rostro de Tautou la imagen de Amélie Poulain. Además, Salvadori encuentra una pareja perfecta para la chica de Beaumont. Los ojos azules de Gad Elmaleh y su forma de mirar hacen de él un auténtico dandi capaz de poner a sus pies una inmensa fortuna.

Como suele ser habitual en las comedias de enredo, el final es previsible, aunque me privaré de comentarlo por si alguien no se ha dado cuenta todavía. Lo que sí puedo decir a favor de la película es que las hazañas del héroe para alcanzar el happy end son más creíbles que aquellas a las que nos tiene acostumbrados Hollywood. Se nota (se agradece) que estamos ante cine europeo.

En definitiva, una buena película especialmente diseñada para los que quieran reírse un poco y también ilusionarse. Eso sí, es mejor encararla con buen humor; Un engaño de lujo no es ningún antidepresivo.

Buen provecho.

Ficha técnica:

Un engaño de lujo, Pierre Salvadori, 2006.

País: Francia.

Título original: Hors de prix.

Duración: 104 minutos aprox.

Género: Comedia.

Intérpretes: Audrey Tautou (Irène), Gad Elmaleh (Jean), Marie-Christine Adam (Madeleine), Vernon Dobtcheff (Jacques), Jacques Spiesser (Gilles) y Annelise Hesme (Agnès).

Guión: Pierre Salvadori y Benôit Graffin.

Producción: Philippe Martin.

Música: Camille Bazbaz.

Fotografía: Gilles Henry.

Montaje: Isabelle Devinck.

Vestuario: Virginie Montel.

Calificación: *** Necesaria.