Mi derbi final

EL DERBI MÁS ÍNTIMO de José Ibáñez, seleccionador bético de El derbi final: “Luis Aragonés fue uno de los primeros que le dijo a Lopera ‘hasta aquí, don Manuel’”.

Dos días antes de la presentación del libro en Sevilla, Ibáñez – cuya idea fue la chispa que prendió la mecha – habla largo y tendido sobre lo que el fútbol significa para él:

1) ¿Cuál es tu primer recuerdo sobre el fútbol?

Mis primeros recuerdos tienen que ver con el Benito Villamarín a principios de los años 90. Mi padre me llevó a ver uno de los últimos trofeos Ciudad de Sevilla. El Betis estaba en Segunda e hizo un gran torneo. A mí me impactó que hubiese un equipo brasileño que se llamase Vasco de Gama. Recuerdo el estar de pie en la grada de Gol Sur. El verde del césped, el gris del cemento de la grada.
También me acuerdo de cuando jugaba en la escuela de fútbol del colegio Joaquín Turina. Nos entrenaban mi tío Nico y su amigo Quique, dos treintañeros, por entonces, que siempre estaban hablando de fútbol. Mi primo Andrés fue el que me metió en la escuela. Él ya había caído en pecado puesto que nació siendo bético y mutó a sevillista de la noche a la mañana. En casa de mi abuelo sigue colgada una foto de mi primo vestido del Betis. Eso se llama memoria histórica.
Vimos a España ganarle a Albania y a Eire. Era la selección de Javier Clemente. La gente en la grada se metía con Zubizarreta.
Por último, recuerdo estar preparándome para visitar la Expo 92 con mi familia y unos amigos catalanes mientras escuchaba por la radio un partido que perdió el Betis y en el que mis ilusiones estaban puestas en Rafael Gordillo. Es curioso, porque de Gordillo supe algo por primera vez cuando pegué su cromo del Real Madrid en un álbum de estampitas. Los catalanes hablaban de Cruyff y del Barça de las cuatro ligas consecutivas. Yo tenía a mi Betis en Segunda y no sentía envidia ninguna. Para mí el Betis era lo más grande y Gordillo mi ídolo.

2) Jugador de la historia al que más admiras:

El jugador por el que más admiración siento es Finidi George. Mi padre me hizo socio del Betis por primera vez en la temporada 94-95. Finidi llegó dos años más tarde y para mí fue una revelación. Nadie corría la banda como él y cuando marcaba un gol, le tiraban un sombrero cordobés desde la grada y él se lo ponía en la cabeza. Era una gozada. Se ha hablado mucho de Alfonso, Álexis, Jarni… yo era de Finidi. Si hubiera sido adulto le habría puesto su nombre a una peña bética. Finidi fue la primera persona negra que yo identifiqué con nombre y apellidos. Yo creo que, contrariamente a lo que se piensa, el fútbol puede servir para educarnos en valores. Yo veía a diez tipos blancos como la leche y a Finidi, todos con la misma camiseta, defendiendo el escudo de las trece barras. Ahí me di cuenta de que todos los seres humanos somos iguales y de que nadie puede discriminar a otro por el color de la piel.

bilbao-1743) Entrenador de la historia al que más admiras:

No hay otro entrenador más grande para mí que Serra Ferrer. Si Lopera le hubiera dejado hoy la palabra Betis daría miedo en Europa. Recuerdo cuando Serra sacó al Betis de Segunda y la gente empezó a llevar unas camisetas que decían: “Tiembla, Europa. El Betis está en Primera”. Y, coño, nos metió en Europa.
El Betis de Serra era música clásica. Fuimos a la final de la Copa del Rey en 1997. Nos pusimos dos veces por delante pero el Barça ganó en la prórroga. Yo lloraba de alegría cuando Finidi marcó el segundo del Betis y mi padre lloró de pena cuando el Barça remontó. Estuvimos a cinco minutos de la gloria. Serra ya había firmado por el Barcelona pero volvió y otra vez nos hizo grandes hasta que a Lopera le entró la pitopausia.
Quiero acordarme brevemente de Luis Aragonés. Decir fútbol en España debería ser decir Luis Aragonés. Fue uno de los primeros que le dijo a Lopera “hasta aquí, don Manuel”. Luis Aragonés le quitó a mucha gente la vergüenza de salir a la calle con la bandera de España. La roja de Luis nos enseñó que sentirse español no es patrimonio exclusivo de los fachas.

4) Libro y/o película sobre el fútbol:

Libro no, pero me gustan mucho los artículos de Enric González y de John Carlin hablando de fútbol y de otros deportes. También me gusta leer a Alfredo Relaño, aunque el As a veces parezca Interviú.
En cuanto al cine, nunca me cansaré de ver Evasión o victoria con Pelé y Sylvester Stallone. El fútbol es libertad.

5) Lo más edificante del fútbol:

Para mí lo mejor es el lazo familiar. Para mí el fútbol es familia. Nos une. Es un vínculo muy importante entre mi padre y yo. Si no sé de qué hablar con él, le hablo de fútbol. Mi madre, la pobre, sólo soporta los partidos del Betis. Le hemos robado muchas tardes. Pero incluso con ella hay un vínculo a través del fútbol. Yo creo que mi madre, quizás sin saberlo, me ha enseñado a entender el Betis más que cualquier otra persona.
Me gusta ir al fútbol con mi padre, con mi hermano Alberto y mi primo David. No quiero dejar de hacerlo. Hace diez meses nació mi sobrino Hugo, el primero. Yo ya lo he hecho socio del Betis.

6) Lo más desmoralizador del fútbol:

Lo peor para mí son dos cosas: negocio y violencia. Ahí se desvirtúa el fútbol. Yo soy un nostálgico y no me gusta ver que a los estadios le ponen el nombre de una marca. Lo que más detesto es que las televisiones nos vuelvan locos con los horarios. El fútbol debería ser un partido el sábado por la noche en abierto, ocho el domingo a media tarde y el de cierre para Canal Plus con Michael Robinson pervirtiendo el lenguaje.
Decía también lo de la violencia. El que va a un campo de fútbol a pelearse es idiota. Deberían encerrarlo en la cárcel y condenarlo a no ver fútbol en su vida. No nos representa.
Me gusta mucho el fútbol femenino, espero que ahí nunca entren los hooligans. Lo peor son los padres que tienen a un niño o a una niña jugando en el equipo del barrio y se dedican a insultar al árbitro o al entrenador. La primera violencia en el fútbol la generan los padres.

7) ¿Qué tiene el futbol que no tienen los demás deportes?

Creo que está relacionado con la educación. A mí, y a muchos millones de personas, nos han metido el fútbol desde la cuna. Nos han enseñado a amar este deporte, a sentir la pasión por un equipo. Mi tío Nico me regaló una equipación de portero del Betis cuando apenas sabía andar. Esas cosas te marcan. Es lo mismo que estoy haciendo con mi sobrino Hugo al inscribirlo como socio. Soy un apasionado del fútbol y de la literatura. Me gustaría que él también se vuelva loco jugando al fútbol y leyendo.

img_20150924_2054128) ¿Qué hace que el derbi de Sevilla destaque sobre los demás?

Que en cada familia hay una o varias “ovejas negras”. Es decir, que estamos mezclados. Todo el mundo tiene un primo, una novia, una hermana, un padre que es de la otra acera. Hay familias béticas con lunares rojos y familias sevillistas con lunares verdes. Eso es lo que hace nuestro derbi el mejor del mundo. Lo importante es que se mantenga el buen ambiente de los últimos años. Que la rivalidad siga siendo sana, bien entendida.

9) El derbi que más te emocionó:

El 0 a 3 del Betis de Serra en Nervión. El derbi que más me emocionó lo vi por televisión. No me podía creer el golazo de Tomás Olías.

10) ¿En qué te pareces a tu equipo?

En muchas cosas. Siento que yo soy Betis. Es difícil de explicar pero siento que mi equipo va en mi forma de ser. Soy peleón, impulsivo. Ha habido épocas en las que lo he pasado mal y me he vuelto a levantar. He tenido que bajar a los abismos para encontrarme conmigo mismo. El Betis te enseña a quererlo cuando menos lo merece. Si trasladas eso a ti mismo, te das cuenta de que tienes que quererte siempre, hasta cuando no te salen bien las cosas. El Betis es una lección de vida.

11) El título de tu texto en El derbi final:

Mi cuento se llama “Dos mujeres en la orilla” y hace referencia a una canción de Jorge Drexler: “Al otro lado del río.”
Quería que mi texto fuese un homenaje a la mujer en el fútbol. Pensé en hacerlo sobre el derbi femenino pero luego me di cuenta de que la mujer, por culpa del machismo, ha estado antes en la grada que en el terreno de juego y quise poner el foco en esas mujeres que tomaron la decisión de meterse en un mundo de hombres, romper esa lacra y regalarnos el fútbol que tenemos hoy: un césped abonado para la igualdad (muy lejana aún pero cada vez más próxima) entre mujeres y hombres.

 

Esta entrevista se publicó por primera vez en la página oficial de Facebook de El derbi final.

 

 

Anuncios