Mi derbi final

EL DERBI MÁS ÍNTIMO de José Ibáñez, seleccionador bético de El derbi final: “Luis Aragonés fue uno de los primeros que le dijo a Lopera ‘hasta aquí, don Manuel’”.

Dos días antes de la presentación del libro en Sevilla, Ibáñez – cuya idea fue la chispa que prendió la mecha – habla largo y tendido sobre lo que el fútbol significa para él:

1) ¿Cuál es tu primer recuerdo sobre el fútbol?

Mis primeros recuerdos tienen que ver con el Benito Villamarín a principios de los años 90. Mi padre me llevó a ver uno de los últimos trofeos Ciudad de Sevilla. El Betis estaba en Segunda e hizo un gran torneo. A mí me impactó que hubiese un equipo brasileño que se llamase Vasco de Gama. Recuerdo el estar de pie en la grada de Gol Sur. El verde del césped, el gris del cemento de la grada.
También me acuerdo de cuando jugaba en la escuela de fútbol del colegio Joaquín Turina. Nos entrenaban mi tío Nico y su amigo Quique, dos treintañeros, por entonces, que siempre estaban hablando de fútbol. Mi primo Andrés fue el que me metió en la escuela. Él ya había caído en pecado puesto que nació siendo bético y mutó a sevillista de la noche a la mañana. En casa de mi abuelo sigue colgada una foto de mi primo vestido del Betis. Eso se llama memoria histórica.
Vimos a España ganarle a Albania y a Eire. Era la selección de Javier Clemente. La gente en la grada se metía con Zubizarreta.
Por último, recuerdo estar preparándome para visitar la Expo 92 con mi familia y unos amigos catalanes mientras escuchaba por la radio un partido que perdió el Betis y en el que mis ilusiones estaban puestas en Rafael Gordillo. Es curioso, porque de Gordillo supe algo por primera vez cuando pegué su cromo del Real Madrid en un álbum de estampitas. Los catalanes hablaban de Cruyff y del Barça de las cuatro ligas consecutivas. Yo tenía a mi Betis en Segunda y no sentía envidia ninguna. Para mí el Betis era lo más grande y Gordillo mi ídolo.

2) Jugador de la historia al que más admiras:

El jugador por el que más admiración siento es Finidi George. Mi padre me hizo socio del Betis por primera vez en la temporada 94-95. Finidi llegó dos años más tarde y para mí fue una revelación. Nadie corría la banda como él y cuando marcaba un gol, le tiraban un sombrero cordobés desde la grada y él se lo ponía en la cabeza. Era una gozada. Se ha hablado mucho de Alfonso, Álexis, Jarni… yo era de Finidi. Si hubiera sido adulto le habría puesto su nombre a una peña bética. Finidi fue la primera persona negra que yo identifiqué con nombre y apellidos. Yo creo que, contrariamente a lo que se piensa, el fútbol puede servir para educarnos en valores. Yo veía a diez tipos blancos como la leche y a Finidi, todos con la misma camiseta, defendiendo el escudo de las trece barras. Ahí me di cuenta de que todos los seres humanos somos iguales y de que nadie puede discriminar a otro por el color de la piel.

bilbao-1743) Entrenador de la historia al que más admiras:

No hay otro entrenador más grande para mí que Serra Ferrer. Si Lopera le hubiera dejado hoy la palabra Betis daría miedo en Europa. Recuerdo cuando Serra sacó al Betis de Segunda y la gente empezó a llevar unas camisetas que decían: “Tiembla, Europa. El Betis está en Primera”. Y, coño, nos metió en Europa.
El Betis de Serra era música clásica. Fuimos a la final de la Copa del Rey en 1997. Nos pusimos dos veces por delante pero el Barça ganó en la prórroga. Yo lloraba de alegría cuando Finidi marcó el segundo del Betis y mi padre lloró de pena cuando el Barça remontó. Estuvimos a cinco minutos de la gloria. Serra ya había firmado por el Barcelona pero volvió y otra vez nos hizo grandes hasta que a Lopera le entró la pitopausia.
Quiero acordarme brevemente de Luis Aragonés. Decir fútbol en España debería ser decir Luis Aragonés. Fue uno de los primeros que le dijo a Lopera “hasta aquí, don Manuel”. Luis Aragonés le quitó a mucha gente la vergüenza de salir a la calle con la bandera de España. La roja de Luis nos enseñó que sentirse español no es patrimonio exclusivo de los fachas.

4) Libro y/o película sobre el fútbol:

Libro no, pero me gustan mucho los artículos de Enric González y de John Carlin hablando de fútbol y de otros deportes. También me gusta leer a Alfredo Relaño, aunque el As a veces parezca Interviú.
En cuanto al cine, nunca me cansaré de ver Evasión o victoria con Pelé y Sylvester Stallone. El fútbol es libertad.

5) Lo más edificante del fútbol:

Para mí lo mejor es el lazo familiar. Para mí el fútbol es familia. Nos une. Es un vínculo muy importante entre mi padre y yo. Si no sé de qué hablar con él, le hablo de fútbol. Mi madre, la pobre, sólo soporta los partidos del Betis. Le hemos robado muchas tardes. Pero incluso con ella hay un vínculo a través del fútbol. Yo creo que mi madre, quizás sin saberlo, me ha enseñado a entender el Betis más que cualquier otra persona.
Me gusta ir al fútbol con mi padre, con mi hermano Alberto y mi primo David. No quiero dejar de hacerlo. Hace diez meses nació mi sobrino Hugo, el primero. Yo ya lo he hecho socio del Betis.

6) Lo más desmoralizador del fútbol:

Lo peor para mí son dos cosas: negocio y violencia. Ahí se desvirtúa el fútbol. Yo soy un nostálgico y no me gusta ver que a los estadios le ponen el nombre de una marca. Lo que más detesto es que las televisiones nos vuelvan locos con los horarios. El fútbol debería ser un partido el sábado por la noche en abierto, ocho el domingo a media tarde y el de cierre para Canal Plus con Michael Robinson pervirtiendo el lenguaje.
Decía también lo de la violencia. El que va a un campo de fútbol a pelearse es idiota. Deberían encerrarlo en la cárcel y condenarlo a no ver fútbol en su vida. No nos representa.
Me gusta mucho el fútbol femenino, espero que ahí nunca entren los hooligans. Lo peor son los padres que tienen a un niño o a una niña jugando en el equipo del barrio y se dedican a insultar al árbitro o al entrenador. La primera violencia en el fútbol la generan los padres.

7) ¿Qué tiene el futbol que no tienen los demás deportes?

Creo que está relacionado con la educación. A mí, y a muchos millones de personas, nos han metido el fútbol desde la cuna. Nos han enseñado a amar este deporte, a sentir la pasión por un equipo. Mi tío Nico me regaló una equipación de portero del Betis cuando apenas sabía andar. Esas cosas te marcan. Es lo mismo que estoy haciendo con mi sobrino Hugo al inscribirlo como socio. Soy un apasionado del fútbol y de la literatura. Me gustaría que él también se vuelva loco jugando al fútbol y leyendo.

img_20150924_2054128) ¿Qué hace que el derbi de Sevilla destaque sobre los demás?

Que en cada familia hay una o varias “ovejas negras”. Es decir, que estamos mezclados. Todo el mundo tiene un primo, una novia, una hermana, un padre que es de la otra acera. Hay familias béticas con lunares rojos y familias sevillistas con lunares verdes. Eso es lo que hace nuestro derbi el mejor del mundo. Lo importante es que se mantenga el buen ambiente de los últimos años. Que la rivalidad siga siendo sana, bien entendida.

9) El derbi que más te emocionó:

El 0 a 3 del Betis de Serra en Nervión. El derbi que más me emocionó lo vi por televisión. No me podía creer el golazo de Tomás Olías.

10) ¿En qué te pareces a tu equipo?

En muchas cosas. Siento que yo soy Betis. Es difícil de explicar pero siento que mi equipo va en mi forma de ser. Soy peleón, impulsivo. Ha habido épocas en las que lo he pasado mal y me he vuelto a levantar. He tenido que bajar a los abismos para encontrarme conmigo mismo. El Betis te enseña a quererlo cuando menos lo merece. Si trasladas eso a ti mismo, te das cuenta de que tienes que quererte siempre, hasta cuando no te salen bien las cosas. El Betis es una lección de vida.

11) El título de tu texto en El derbi final:

Mi cuento se llama “Dos mujeres en la orilla” y hace referencia a una canción de Jorge Drexler: “Al otro lado del río.”
Quería que mi texto fuese un homenaje a la mujer en el fútbol. Pensé en hacerlo sobre el derbi femenino pero luego me di cuenta de que la mujer, por culpa del machismo, ha estado antes en la grada que en el terreno de juego y quise poner el foco en esas mujeres que tomaron la decisión de meterse en un mundo de hombres, romper esa lacra y regalarnos el fútbol que tenemos hoy: un césped abonado para la igualdad (muy lejana aún pero cada vez más próxima) entre mujeres y hombres.

 

Esta entrevista se publicó por primera vez en la página oficial de Facebook de El derbi final.

 

 

Anuncios

Once futbolistas que no eran estúpidos

El despegue definitivo del fútbol como negocio se dio en España en la década de los 90 con la irrupción de ‘La Liga de las Estrellas’, que fue el primer producto de marketing grupal con el que los equipos de la Primera División se unieron para aumentar beneficios.

Manuel Ruiz de Lopera señala la maqueta del estadio que nunca terminó.
Manuel Ruiz de Lopera señala la maqueta del estadio que nunca terminó.

Eran los tiempos de dirigentes como Augusto César Lendoiro (Deportivo de La Coruña), Josep Lluis Núñez (Barcelona), José María Caneda (Compostela), Luis Cuervas (Sevilla), Ramón Mendoza y Lorenzo Sanz (Real Madrid) y los dos mayores paradigmas del fútbol de aquella época: Jesús Gil y Gil (Atlético de Madrid) y Manuel Ruiz de Lopera (Real Betis Balompié).

Los clubes y los jugadores, han ido siendo cada vez más ricos desde entonces. O eso nos han querido hacer creer, puesto que la deuda de los equipos de fútbol con Hacienda no paró de crecer y muchos futbolistas se quedaron sin cobrar las millonarias cantidades que habían firmado.

A pesar de que el fútbol de élite no ha quedado exento de los problemas de cobro y las reducciones de sueldo típicas de la crisis, los futbolistas son las estrellas del momento. Su actividad diaria, dentro y fuera del terreno de juego, depara mayor seguimiento mediático que la del presidente del Gobierno. Conducen coches de lujo, viven en urbanizaciones de lujo y están acostumbrados a que su fama les salve de pagar escándalos que sólo se perdonan a quienes tienen dinero para costearse el perdón y el olvido.

Todo esto ha provocado la irrupción de personajes ególatras que sólo se preocupan por la imagen que de ellos se muestra en televisión.

Sin embargo, no todos los futbolistas viven únicamente preocupados por la cuenta que puedan tener en una entidad como Bankia, por ejemplo. En el fútbol siempre han existido futbolistas que destacaron también por sus preocupaciones fuera del césped. He aquí que presento el once titular de los futbolistas que no eran estúpidos, formado por aquellos señores que se han preocupado de ejercitar el cerebro y/o el corazón tanto como los isquiotibiales.

1. CARLOS ROA

roaSiendo portero del mejor Mallorca de todos los tiempos, Carlos Roa lo tenía todo hasta que decidió renunciar y emprender un nuevo camino en su vida. El arquero argentino había jugado el Mundial de 1998 y estaba en la cima de su carrera cuando el Manchester United quiso contratarle. Sin embargo, Roa sorprendió al mundo del fútbol anunciando su retirada. Lo hacía por motivos religiosos.

Como miembro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día le estaba prohibido trabajar los sábados para dedicar ese día de la semana a Dios, lo que hacía su fe incompatible con su trabajo. Roa se retiró temporalmente, pues el Mallorca le obligó nueve meses después a volver y cumplir los dos años de contrato que le restaban. Nunca fue el mismo y acabó jugando en Segunda División con el Albacete Balompié.

2. JORGE ANDÚJAR, ‘COKE

coke“Quiero hacer Sevilla Fútbol Club: el Musical”. Eso es lo que le dijo Jorge Andújar, ‘Coke’ a los compañeros de Maasåi Magazine. Gracias a esa entrevista sabemos que ‘Coke’ estaba harto de hacer las mismas cosas de siempre en Sevilla y que, buscando alternativas, dio con la librería Un gato en bicicleta. Tuvo que acudir cuatro veces hasta que encontró el local abierto y después necesitó llamar “como cien veces” al monitor del curso de teatro al que terminó por apuntarse. Toda una muestra de perseverancia de un futbolista que decidió dedicarle un tiempo de su vida a la cultura.

‘Coke’ es uno de sus futbolistas que pasaron por la Universidad, aunque no tiene completada la carrera de Periodismo.

3. JUAN PABLO SORÍN

Juan Pablo Sorín se desempeñó en Argentina, Italia, Francia, Alemania, Brasil y España, donde defendió los colores del Barcelona y del Villarreal.

SPAIN LEAGUE SOCCER-RC BARCELONA-CELTA DE VIGOSorín destacaba, al margen de sus habilidades futbolísticas, por su larga melena rizada y su perilla. Esto ya hacía creer de él que se trataba de un tipo diferente y lo dijo un día en la sala de prensa del Camp Nou: “Soy un pibe con inquietudes: me gusta leer e ir al teatro”. De hecho, publicó un libro con fines solidarios. El día de su despedida como jugador, en 2009, se recaudaron 90 toneladas de alimentos que fueron donadas a instituciones benéficas. Sorín se dedica ahora a analizar el fútbol para ESPN Brasil y ha escrito para medios como Página 12 (Argentina) o El País (España).

4. JAVI POVES

El de Javi Poves puede que sea el más llamativo de los casos de este once. Algunos dirán que sí era estúpido, ya que abandonó una carrera en la élite simplemente porque estaba en contra del sistema capitalista que impera en el fútbol.poves

Javi Poves era defensa central en el Sporting de Gijón del carismático Manolo Preciado, quien un día le preguntó “¿A usted qué le pasa?”. Y Poves se lo dijo. Al chico le molestaba hasta cobrar por transferencia bancaria. No quería formar parte del sistema y se salió. Dejó el fútbol y se pasó tres años recorriendo el mundo para encontrarse a sí mismo. Esta temporada ha vuelto a los terrenos de juego para defender los colores del San Sebastián de los Reyes de Tercera División y está buscando trabajo.

5. JULEN GUERRERO

julenFiel a los colores del Ahtletic Club de Bilbao, Julen Guerrero fue el futbolista más amado por las jóvenes en la década de los 90. También recibió una entrada brutal del, hoy entrenador del Atlético de Madrid, Diego Pablo Simeone.

Julen Guerrero era una de las grandes estrellas de la Liga y de la selección española a la que comandó junto a otros futbolistas de leyenda como Raúl, Kiko o Alfonso. Sin embargo, fue un futbolista del siglo XX, pues justo cuando se terminaba la centuria, su estrella se apagó de la noche a la mañana. Con 26 años dejó de ser intocable y pasó al banquillo. Se dice que unos años antes el Athletic Club rechazó un cheque en blanco del Real Madrid para vender a Guerrero.

El de Portugalete fue uno de los primeros futbolistas que se licenciaron en Periodismo. Más tarde aprovecharía sus conocimientos universitarios para comentar los partidos de España con el equipo de TVE. También destaca por su afición a tocar el piano.

6. OBDULIO VARELA

obdulio.varela1A cualquiera que le guste el fútbol habrá oído hablar del Maracanazo, aquel partido en el que Uruguay le quitó a Brasil la Copa del Mundo en su propio país. Para que la pequeña república oriental fuese campeona del mundo, fue imprescindible el trabajo psicológico de su capitán, Obdulio Varela.

Lo que no todo el mundo sabe es que Varela, tras romper los sueños de todo Brasil y hacer jurar venganza a un niño llamado Pelé, salió por las calles de Río de Janeiro a beber solo y acabó brindando con los propios brasileños. Obdulio Varela se cuestionó aquella noche del Maracanazo el valor del éxito.

7. JUAN MATA

Más raro que ver a un futbolista estudiando es ver a un futbolista estudiando dos carreras a la vez. mataEso es lo que hace el asturiano ‘Juanín’ Mata, uno de los ‘bajitos’ que están llamados a reactivar el camino del triunfo para la selección española tras el fracaso de Brasil 2014.

El extremo del Chelsea estudia al mismo tiempo Marketing e INEF. Cuando un periodista inglés le preguntó por ello contestó: “No creo que sea un bicho raro, simplemente trato de hacer cosas que se hacen a mi edad”.

8. PABLO INFANTE

infanteEsto es Anduva, Anduva, Anduva, y empuja con el alma, el alma, el alma. Y te lleva en volandas, volandas, volandas…” Esta canción tan pegadiza, cántico de guerra de los aficionados del Mirandés, se puso de moda en toda España en la temporada 2011-2012. La culpa la tuvo, sobre todo, Pablo Infante, capitán del equipo de Miranda del Ebro.

Por entonces el Mirandés jugaba en Segunda División B y pasó del anonimato al estrellato tras eliminar a tres conjuntos de Primera División (Villarreal, Racing de Santander y Espanyol) y colarse en las semifinales de la Copa del Rey, donde ya no pudo con el Athletic Club que aquel año fue subcampeón de Copa y de la Europa League.

El gran culpable de aquella hazaña fue Pablo Infante, un calvo de metro setenta y cinco que se convirtió en el futbolista de moda. Los comentaristas deportivos pidieron incluso su convocatoria con el equipo nacional de Vicente del Bosque y su leyenda se agrandó en cuanto se supo que este burgalés no había llegado nunca a la élite porque prefirió jugar cerca de su casa a separarse de su familia. Por las mañanas, Pablo Infante trabajaba en un banco y por las tardes eliminaba en la Copa del Rey a equipos millonarios de Primera División.

9. ROGELIO SOSA

El Real Betis Balompié siempre ha sido un equipo vendedor y pocas veces ha vendido bien, al contrario que su vecino de Nervión.

rogelioSin embargo, el caso de Rogelio Sosa es distinto. El Betis no hizo caja con él, simplemente, porque no lo vendió nunca. Rogelio, bético de Coria del Río no se movió de la banda izquierda del Villamarín. Allí se pasó 16 temporadas saboreando glorias y fracasos. Vivió algún descenso a Segunda División y estuvo en el banquillo en la primera final de la Copa del Rey en 1977, final que ganó el Betis.

Especialista en meter dentro de la portería lanzamientos de falta imposibles, un día fue a sacar un córner en un derbi disputado en el Ramón Sánchez Pizjuán, estadio del Sevilla Fútbol Club, cuando un aficionado rival le lanzó un huevo duro. Rogelio cogió el huevo, lo peló, se lo comió y sacó el córner. Décadas después, Dani Alves, jugador del Barcelona, repitió el gesto con un plátano para defenderse de un ataque racista en Vila-Real.

Rogelio Sosa fue quien popularizó la frase “correr es de cobardes”.

10. SÓCRATES

sócratesNo es fácil marcar penaltis de tacón como tampoco es fácil saber aprovechar la fama para intentar cambiar la vida de millones de personas.

Al padre de Sócrates le gustaba la filosofía griega, de ahí su nombre, y su hijo acogió con entusiasmo otro concepto de la Grecia clásica: el de democracia. Tanto fue así que el sistema que él y sus compañeros instauraron en el Corinthians llevó a su afición a portar pancartas en contra de la dictadura cuando jugaban en casa.

A pesar de que lo mejor que sabía hacer era jugar al fútbol, decía que su gran pasión era la medicina. En la puerta de su casa se anunciaba como pediatra.

11. ANTONIO DI NATALE

di nataleUno de las grandes tragedias del fútbol actual es la muerte súbita. Antonio Di Natale, delantero de la selección italiana, vivió de cerca uno de estos lamentables episodios que los médicos deportivos todavía no han logrado controlar. Su amigo Piermario Morosini murió sobre el campo cuando defendía los colores del Livorno. Di Natale, muy afectado, decidió hacerse cargo de la custodia de la hermana de Morosini. La chica, discapacitada, era huérfana de padre y madre y había vivido también el suicidio de su otro hermano, también discapacitado. Di Natale consiguió que el Udinese, club al que pertenecían él y Morosini, se hiciera cargo también del caso.

ENTRENADOR: PEPE MEL

Aunque nació en Madrid, Pepe Mel relaciona los mejores recuerdos de su vida con la ciudad de Sevilla. Allí triunfó en dos épocas distintas con el Betis, del que fue jugador y entrenador. En esa segunda etapa, cuando era el hombre más querido de Heliópolis, dio a conocer su faceta cultural publicando sus dos primeras novelas: El mentiroso El camino al más allá, en las que se adentra en el género de la novela histórica.

pepe melPor su capacidad para crear personajes y ser dueño de sus destinos, Pepe Mel parece el entrenador mejor indicado para manejar este once de futbolistas que no eran estúpidos.

Es un mito

agua“Tengo los ojos cerrados y pienso en Paloyo. Le veo con sus cabellos rizados, con sus ojos de dulce de leche, con su piel morena, su pecho velludo y fuerte, sus brazos y piernas que no dejaban dudas sobre su condición de deportista, las chanclas con una tira entre el dedo gordo y el índice, el calzón negro estilo España’82, el silbato colgando del cuello, el reloj de pulsera, su voz ronca, sus ganas de hacer reír, un día que cayó una gran tormenta metido en la garita del guardia con la chupa de cuero puesta y mandándonos a casa porque el polideportivo estaba cerrado por inundación, en verano comiendo pipas con dos o tres socorristas más, con el polo blanco que en la espalda llevaba escrito SOCORRISTA, en la piscina del polígono San Pablo reclamando la descalificación del mayor de los Ibáñez en braza, en la piscina de verano de Aznalfarache hablando con mi padre sobre los resultados de waterpolo en no sé qué edición de los Juegos Olímpicos, en Guadalpark comiendo tortilla de patatas, en el autobús municipal cantando el amor de un nadador y una nadadora, mordiéndose los labios de rabia, con los ojos brillantes al darle clases a un niño, lanzando al agua al pequeño de los Ibáñez, el chico con síndrome de Down que le tiraba de los pelos del pecho y de la cadena de oro porque no quería nadar,  bromeando con Ana, otra monitora de natación, sobre un hipotético día en que se cayeran ambos en una piscina llena de ron, con su novia de los primeros años en la piscina y con la otra, la rubia del pelo corto con la que se iba a ir a vivir cuando se murió en el agua. Y, luego, la frustración de no poder verlo. El hecho irremediable de su pérdida. Las lágrimas de un pueblo. Miles de personas acompañando el féretro. Las ganas de que todo fuese una pesadilla. La Navidad más amarga de mi vida.”

Lo que acabas de leer es un fragmento de mi novela Bébeme, bésame. Es ficción pero es real al mismo tiempo. Paloyo existió y murió en el agua. Fue mi entrenador durante algo más de tres años. Mis hermanos se mantuvieron con él en el equipo por más tiempo hasta que falleció de forma inesperada un 22 de diciembre.

Ya hace diez años que no podemos oír su voz ni seguir sus instrucciones pero sus nadadores seguimos fieles a él. Ayer lo demostramos una vez más. Se celebró por primera vez su memorial de natación. Fueron seis horas de relevos en la piscina de San Juan de Aznalfarache, muy cerca de la calle que lleva su nombre.

Paloyo es un mito. Es cierto que el ámbito de su mitología resulta muy localista, pero lo es. Se ha convertido en leyenda y a veces el recuerdo se fusiona con la ficción, como en mi novela. En este caso el reconocimiento es merecido. Pocas veces en mi pueblo se ha estado tan de acuerdo en algo: Paloyo era un tío extraordinario.

Carrie, exnovia de Paloyo junto a una gran foto del nadador.
Carrie, exnovia de Paloyo, junto a una gran foto del nadador.

Cuando se marchó de forma tan repentina y sin darnos la posibilidad de despedirle, Paloyo estaba preparándose para casarse. La novia se llamaba Carrie y es, permítame ella la licencia, la novia del recuerdo. Tener a Carrie, igual que tener a los familiares de Paloyo, en los homenajes que le estamos haciendo a nuestro entrenador, es casi como tenerle a él con nosotros. Su novia, sus padres y sus hermanas nos traen de vuelta al hombre convertido en mito y es a través de ellos que podemos tocarle.

Hoy, diez años después del día más triste, su equipo sigue. Son muchos los nadadores que ni siquiera habían nacido cuando él se fue de este mundo pero los que nadamos con él y sus familiares y allegados hemos trabajado mucho durante todo este tiempo para que nadie olvide quien fue Paloyo. El mito es nuestro y estamos muy orgullosos de él.

Esto fue el Mundial

Alemania bordó en su camiseta la cuarta estrella de su historia. Un gol de Mario Goetze sirvió para que el Mundial de fútbol lo ganase el mejor equipo del mundo.

Este es mi análisis de los 32 equipos que pasaron por Brasil por orden inverso a su clasificación final en la Copa del Mundo del 2014.

32º CAMERÚN

Camerún es una banda de enemigos que no merecía estar en el Mundial. Sin duda, era el peor equipo de los 32 que llegaron a Brasil. Cuesta mucho entender cómo consiguió clasificarse en un continente tan potente como África donde son muchos los candidatos a obtener alguna de las cinco plazas que la FIFA les reserva. El sorteo, además, no fue benévolo con el equipo de Eto’o haciéndole coincidir con Brasil y dos cocos como México y Croacia. Se llevó 7 goles en contra y sólo marcó uno en el último partido.

31º HONDURAS

A Honduras le basta con llegar. La selección centroamericana sólo ha disputado tres mundiales hasta la fecha y era la primera vez que conseguía clasificarse para dos torneos consecutivos. Lo hizo mejor en 2010 aunque el grupo de 2014 era más factible para ellos. Su mejor momento fue en la segunda fecha en la que sólo perdió de uno frente a Ecuador. Francia y Suiza la golearon sin miramientos.

La CONCACAF, confederación a la que pertenece Honduras, tiene entre sus afiliados a tres monstruos del tamaño de Estados Unidos, México y Costa Rica. Parece lejos el momento en el que veamos a un cuarto equipo a la altura de los tres grandes del subcontinente.

30º AUSTRALIA

Nadie en Australia pensaba que su equipo pudiera pasar la primera fase del Mundial. Esta selección asiática de adopción cayó en uno de los grupos más complicados del torneo y se vio superada claramente por Chile y España. Rozó la épica en el segundo partido frente a Holanda cuando llegó a ir ganando por 1 a 2 pero la ‘Oranje’ le dio la vuelta al marcador en los últimos minutos.

29º JAPÓN

Los auténticos amantes del fútbol deseamos ver a nuevos equipos triunfar en la Copa del Mundo, por eso creo que Japón podría calificarse como una de las grandes decepciones del Mundial al margen de los verdaderos favoritos. 11624818La primera vez que Casillas levantó una Copa del Mundo jugaba en la selección sub-20 de España y su equipo acababa de superar a Japón en la final. Muchos de esos subcampeones del mundo son hoy parte de la selección nipona pero nunca han rozado tal éxito en el fútbol de mayores.

Perder el primer partido ante Costa de Marfil tras haber empezado marcando condicionó mucho el camino de Japón en Brasil 2014. Incapaz de ganarle a Grecia en la segunda fecha, fue arrollado por Colombia en el último partido. Paso atrás de Japón en su lenta progresión internacional.

28º IRÁN

Dijo un comentarista en Gol Televisión que si Irán no hubiese perdido contra Argentina y contra Bosnia-Herzegovina podría haber pasado de ronda. Y, añado yo, si mi abuela tuviera barba no sería mi abuela sino mi abuelo.

Lo único que Irán hizo bien en este Mundial fue defenderse. Tanto que Argentina no fue capaz de vencerle hasta el minuto 93 con un gol de Messi. Mucho tiene que mejorar esta selección para la que su mayor hito en un Mundial sigue siendo el haberle ganado un partido intrascendente a Estados Unidos, su rival político, en 1998.

27º COREA DEL SUR

Que los equipos asiáticos ocupen los últimos lugares de la clasificación final no es casualidad. Ninguno de sus cuatro representantes estuvieron a la altura de la confederación asiática. kim jong unEn defensa de Corea del Sur hay que decir que tenía un grupo complicado. Si bien se puede calificar de excelente el empate a 1 cosechado ante Rusia, clama al cielo la derrota frente a Argelia. Perder contra Bélgica en el último partido era previsible. Quizás se pueda decir que Corea del Sur tuvo una mala tarde en su encuentro con Argelia. Eso le puede pasar a cualquiera, ¿no?

26º INGLATERRA

“Inglaterra es una selección joven que juega muy bien” se dijo antes de que empezara el campeonato. Aunque perdió el primer partido frente a Italia, parecía que Inglaterra podría seguir adelante. No fue así. Uruguay también la derrotó y el triunfo de Costa Rica le hizo llegar al último encuentro sin opciones. Al menos cosechó un punto para no irse de vacío. Fue una decepción menor debido a la entidad de los rivales con los que tuvo que medirse. Pecó de inexperiencia.

25º GHANA

Su gran papel en Sudáfrica 2010 y su potencial físico hacían de Ghana una candidata a revelación del campeonato aunque el grupo en el que cayó no era nada fácil. Eso justifica que se quedara en la primera ronda.11624895

Marcó en todos los partidos y fue la única selección que no perdió frente al campeón del Mundo, estando a punto incluso de ganarle a Alemania en un encuentro que terminó con resultado de 2 a 2. La mala suerte le traicionó frente a Portugal con un gol en propia puerta y un fallo clamoroso de su portero en los últimos minutos.

24º RUSIA

Rusia será el anfitrión en 2018 pero no parece que cuente con opciones de levantar allí su primer título. La selección que tan buenas sensaciones ofreció en la Eurocopa de 2008 no ha tenido continuidad desde entonces. Bélgica fue demasiado para el equipo de Fabio Capello pero también Corea del Sur y Argelia frenaron en seco sus aspiraciones. Todo un chasco.

23º ESPAÑA

La mayor decepción del Mundial la protagonizó España. No es la primera vez que la vigente campeona del mundo queda fuera a las primeras de cambio cuando le toca defender el título. Sin embargo, España hizo el ridículo.

Batman CasillasIr a Brasil con Diego Costa como delantero titular e indiscutible no me parece la mejor opción y pienso que Vicente Del Bosque tiene tanta culpa del fracaso de España en este Mundial como de su éxito en el anterior. La lista no estuvo bien confeccionada y las alineaciones no respondieron a criterios futbolísticos sino más bien a preferencias personales del entrenador y a logros del pasado.

Podía haber sido aceptable una derrota frente a Holanda pero nunca por 5 a 1. Perder con Chile es una licencia que este equipo no debería haberse permitido. Sólo el último día, descargados de presión y con un equipo más acorde a lo que debía haber sido el once tipo, España se sacó los complejos de encima e impuso su superioridad frente a Australia.

Sin regeneración no habrá triunfo para nuestro país en la próxima Eurocopa y eso lo sabe Del Bosque. Esperemos que le hierva la sangre.

22º ITALIA

Si Camerún es una banda, Italia es una mafia. Balotelli rules. Con eso está todo dicho. Un equipo sin orden ni mando que ha acabado dando con los huesos de Cesare Prandelli en Turquía para dirigir al Galatasaray. Y es que el seleccionador ha debido acabar muy harto de sus pupilos.

Italia impresionó en el primer partido para desinflarse después y ser superada por Costa Rica y Uruguay, los dos únicos equipos que supieron de qué iba la cosa en el grupo de la muerte.

21º COSTA DE MARFIL

Cuenta la leyenda que una maldición recae sobre Costa de Marfil. Ésta sería la mejor explicación para entender que el equipo de Drogba nunca haya solventado la primera fase de un Mundial. Parecía tenerlo más fácil que nunca en un grupo donde el cabeza de serie era Colombia pero los marfileños casi no enseñaron los dientes.

Tras vencer a Japón, Costa de Marfil fue derrotada por Colombia y llegó al partido final con todo a su favor para imponerse a Grecia. Un penalti le privó de tal privilegio.

20º BOSNIA-HERZEGOVINA

Sólo un debutante hubo en Brasil 2014 y ése fue Bosnia-Herzegovina, que ya había rozado la clasificación en anteriores ediciones. Previsiblemente debía haber pasado el grupo pero un error arbitral en su enfrentamiento con Nigeria le privó de luchar por ello. Derrotó a Irán en el último partido y se fue con saldo positivo de goles. Habrá que seguir a esta selección en el futuro.

19º CROACIA

Los árbitros también condicionaron el Mundial en perjuicio de Croacia a quien le impusieron un injusto penalti en el partido inaugural. roboEl rival era Brasil y todo parecía orquestado para que se llevase los tres puntos. La verdad es que lo ocurrido en dicho partido originó las críticas y sospechas de la prensa mundial. Se habló de que la FIFA y Brasil habían preparado el campeonato para el triunfo de la canarinha.

Afectada por ese primer encuentro, Croacia fue incapaz de imponerse a México en el momento clave. Dos derrotas con distinto sabor de boca y una abultada goleada a Camerún fueron el pobre bagaje de Croacia en su cuarta participación mundialista. Sigue muy lejos de aquel mítico equipo de Suker, Jarni, Boban y compañía.

18º PORTUGAL

La Portugal de Cristiano Ronaldo… un momento, ¿este hombre ha jugado el Mundial? Lo digo porque no se le ha visto. Al margen del poco brillo de su estrella, Portugal es hoy por hoy un equipo menor muy alejado del nivel que se exige para triunfar en una Copa del Mundo. Además, la goleada con que Alemania la recibió en Brasil hizo que Portugal perdiese el norte y estuviese a punto de caer también ante Estados Unidos y Ghana.

17º ECUADOR

Ecuador fue ‘el mejor de los peores’. Es decir, acabó primero de los dieciséis equipos que no clasificaron para octavos de final. Pero esto no se puede considerar ningún mérito ya que Ecuador debía haberse exigido a sí mismo la clasificación para octavos.

La derrota en el debut ante Suiza le restó opciones. Aunque venció a Honduras y logró empatar con Francia a cero, no remontó la ventaja que los suizos le sacaron durante todo el campeonato.

16º NIGERIA

El campeón de África fue uno de los dos equipos que no dejaron huérfano al continente africano en octavos. Se benefició de un error arbitral para ser mejor que Bosnia-Herzegovina en la primera fase pero también es verdad que hizo un partidazo frente a Argentina aunque acabase perdiendo. En octavos mantuvo la tensión competitiva ante Francia. Digamos que llegó a su techo natural.

15º ESTADOS UNIDOS

Habrá quien piense que Estados Unidos no es campeón del mundo de todo porque no quiere pero esto no es así. El equipo de las barras y las estrellas lleva mucho tiempo intentando crecer en el panorama futbolístico. Sin embargo, los resultados están tardando en llegar. A estas alturas de la película, Estados Unidos debería ser un equipo de cuartos de final. A punto estuvo de alcanzarlos pero se topó con un futuro aspirante un poco mejor: Bélgica.

¿Llegará su momento en Rusia 2018? Tiene morbo pensarlo.

14º ARGELIA

Argelia no entraba en las quinielas. Quien apostara a su clasificación para octavos debió de ganar una fortuna. Merece mis respetos un equipo capaz de imponerse a Rusia y Corea del Sur. Tampoco lo hizo mal frente a Bélgica y Alemania. De hecho, obligó a los alemanes a ir a la prórroga para seguir en su camino hacia la Copa del Mundo.

Parte de su éxito tiene truco: 18 de los 23 seleccionados son nacidos en Francia llamados a filas por el país de sus padres o abuelos.

13º GRECIA

La solidaridad de los pueblos alentó hasta el final a la selección helena. Millones de ciudadanos de otros países oprimidos por el capitalismo salvaje prestaron su voz a Grecia para acompañarla en su camino hasta octavos. Con algo de suerte (un penalti en el minuto 93 del último partido), Grecia superó la fase de grupos y se plantó en las eliminatorias frente a Costa Rica, la gran revelación del torneo. Los penaltis la alejaron de cuartos del mismo modo que la habían llevado hasta octavos.

Con la eliminación de Grecia en Brasil 2014 decimos adiós a una generación magnífica de espartanos que levantó la Eurocopa de 2004 en un hecho sin precedentes en la historia del fútbol heleno. Los niños griegos se van a la cama rezando “Karagounis nuestro que están en los cielos…”

12º URUGUAY

Se ha hablado más del bocado de Luis Suárez que de todo el equipo uruguayo junto. Mal hecho. La celeste fue capaz de mojarle la oreja a Inglaterra e Italia. Tampoco hay que olvidar que Uruguay no se amedrentó después de perder el primer partido a manos de Costa Rica. Y vale la pena recordar que este equipo había sido semifinalista en 2010.

suárez

Sin embargo, la tercera estrella sigue sin ser bordada en la camiseta uruguaya. Esta vez, en octavos, Colombia la apeó del camino antes de tiempo. Probablemente estemos hablando del equipo que se enfrentó a rivales de mayor nivel durante todo el campeonato.

11º SUIZA

A mi parecer, Suiza son Shaqiri y diez más. No le veo demasiado potencial a este equipo que, no obstante, ha alcanzado altas cuotas. Fue mejor y más listo que Ecuador, se sobrepuso a la humillación que le propinó Francia y superó el trámite de Honduras para plantarse en octavos frente a Argentina, donde no desentonó. La subcampeona la apartó del torneo en la prórroga. Probablemente haya sido el mejor Mundial de Suiza en su historia.

10º MÉXICO

Algún día, México será campeón del mundo. Eso es lo que me gusta creer. Lo llevo pensando desde 1998 pero nunca le he visto pasar de octavos. Aún así, mantengo la esperanza. Me parece que México lo hace mejor cada vez. Sin embargo, algo falla. Esta vez fue la concentración, lo único que le impidió borrar a Holanda del mapa y plantarse en cuartos merecidamente. Se le escapó el triunfo en los últimos cinco minutos.dt.common.streams.StreamServer

Para el recuerdo quedará el partidazo de su portero, Ochoa, frente a Brasil. Habría que hacer una gira post-mundial con estos equipos que se van del campeonato mereciendo mucho más.

9º CHILE

Chile le pone huevos. Es la verdad. Además, tienen algunos jugadores de cierta clase. No es uno de los mejores equipos del mundo pero tiene oficio y ganas. Con eso le bastó para derrotar a España y pelearle a Holanda el primer puesto del grupo, aunque no lo obtuvo. Eso le obligó a verse las caras con Brasil en octavos. Con Brasil y con la FIFA. Nuevamente el arbitraje estuvo rodeado de polémica. Chile también se marchó antes de lo que merecía.

8º COSTA RICA

Mucho se ha hablado de Costa Rica aunque poco se ha dicho de la predicción que Joaquí Dholdan hizo en este blog. Resulta difícil añadir algo al hecho de que un país de Centroamérica sea capaz de imponerse en su grupo a tres campeones del mundo (Uruguay, Italia e Inglaterra) y llegar hasta cuartos de final tras cargarse también a Grecia.

Holanda sólo la pudo eliminar en los penaltis. Costa Rica se marchó de su cuarto Mundial sin haber perdido un solo partido. Los integrantes de la selección tica fueron recibidos en San José como héroes nacionales.

7º FRANCIA

Que Francia vuelva a contar es una buena noticia para el fútbol. Dentro de dos años celebran la Eurocopa en su propio país y Michel Platini es presidente de la UEFA por lo que se espera mucho del equipo galo en 2016.

En esta Copa del Mundo le sonrió la suerte en el sorteo premiándole con un grupo de risa. Sólo el último día, relajación mediante, se permitió Francia un empate ante Ecuador. Francia se postuló al título dejando atrás a Nigeria pero falló en el momento clave frente a Alemania. Un tempranero gol de Hummels bastó para sepultar sus aspiraciones.

6º BÉLGICA

Pocas veces pasa que un equipo desaparecido del panorama internacional reaparece con la fuerza con la que lo ha hecho Bélgica en este Mundial de Brasil. La razón del relanzamiento belga está en la calidad individual de sus jóvenes estrellas: Courtois, Van Buyten, Lukaku, Kompany, Witsel, Fellaini, Hazard y Vanden Borre son algunas de ellas. Todos estos jugadores sueñan con conquistar la Copa del Mundo por primera vez para Bélgica. Ya nadie se acuerda de que el país estuvo a punto de partirse en dos hace unos años.

Argentina le cortó el camino en cuartos. Antes habían caído en sus garras equipos como Rusia o Estados Unidos.

5º COLOMBIA

Si no existiera Costa Rica, todo el mundo hablaría de Colombia. Y si Falcao no se hubiese lesionado… Colombia nunca ha soñado con ganar un Mundial. La FIFA tampoco se lo ha consentido esta vez. La prensa colombiana lo tuvo muy claro a la hora de señalar al culpable de su eliminación: el árbitro español Velasco Carballo.

Para el recuerdo queda el título de máximo goleador del torneo con el que ha sido premiado el delantero del Mónaco James Rodríguez. Colombia ha sido uno de los mejores equipos del Mundial. ¿Y si hubiera estado Falcao? ¿Y si?

4º BRASIL

Ridículo. No cabe otro calificativo para resumir la participación de Brasil en este Mundial, su Mundial. Por segunda vez en su historia, Brasil organizó la Copa del Mundo y fracasó en su empeño por conquistarla como local.

Fue el favorito en las apuestas y entre los árbitros durante buena parte del campeonato hasta que Alemania le puso en su sitio. El histórico y sonrojante 7 a 1 con que la selección teutona despachó a Brasil en las semifinales fue el mejor premio de consolación que podían recibir los indignados hinchas de Colombia, Chile y Croacia.

Brasil no demostró en ningún momento ser un equipo a la altura de los mejores ni con Neymar ni mucho menos sin él. Me pregunto si no podían haber puesto a la canarinha en el grupo de España a cambio de Holanda. ¿Quién dice que no habríamos llegado nosotros a semifinales?

3º HOLANDA

El fútbol le debe un Mundial a Holanda. Y se lo va a seguir debiendo durante mucho tiempo, me temo, porque la Holanda que hemos conocido en 2010 y 2014 no volverá a ser la misma en 2018. Robben, Van Persie y Sneijder no llegarán o lo harán en condiciones muy mermadas al Mundial de Rusia y sin ellos Holanda no será el mismo equipo.

La suerte le fue esquiva en los penaltis de semifinales. Antes había coqueteado con ella en cuartos. De todos modos, Alemania asomaba la cabeza de tal forma que asustaba. Quizás sea justo decir que Holanda ocupó el cajón del podio que realmente merecía.

Gracias por haber tratado tan bien al balón, señores de naranja.

2º ARGENTINA

Mi equipo del alma. Lo dimos todo. Es verdad que no se jugó bien en la mayoría de partidos y que Messi no estuvo a la altura que se le presupone pero Argentina fue un EQUIPO. Sabella y Mascherano dirigieron desde la banda y en el campo respectivamente a una albiceleste que se creyó hasta el último momento lo del maracanazo del siglo XXI.

Alemania era mejor y se impuso. Si Higuaín no falla, si Palacio la mete, si Romero se adelanta un poco antes a Goetze… otra vez entramos en el camino de las suposiciones en el que los que perdieron se ven siempre como virtuales campeones.

1º ALEMANIA

Como en 2010, el Mundial lo ganó el mejor equipo del mundo. Alemania ha sufrido en los últimos seis años la tiranía del tiki-taka español. Un poco por venganza, mucho más por admiración Low ha implantado en su equipo el sistema de juego con el que la roja lo castigó durante tanto tiempo.

Alemania abrió el Mundial goleando sin piedad a Portugal y lo continuó con dudas empatando sobre la bocina con Ghana para volver a poner las cosas en su sitio derrotando a Estados Unidos.  Luego siguieron pasando Argelia y Francia hasta que llegó Brasil y el mundo se rindió a la evidencia: Alemania era más rodillo que nunca. 7 a 1. Siete. Un gol detrás de otro para humillar a Brasil y esperar a ver quién tenía valor para presentarse en la última ronda. Argentina fue un más que digno rival pero Alemania supo imponerse.

Felicidades a todos los alemanes menos a una.

11626008

Crear y creer

Una copa para cada una.
Una copa para cada una.

El Sevilla Fútbol Club tiene ya tres títulos europeos. Eso es algo que no se consigue por casualidad o por suerte. Poco importa que se clasificara de rebote. Como Dinamarca en 1992, el Sevilla ha creído en lo que nadie creyó; que podía ganar la copa. Creyendo en sí mismos, los jugadores rojiblancos han superados todas las fases previas, la liguilla y las eliminatorias finales. Entre ellas, la remontada en campo del Betis y el gol milagroso de M’Bia en el minuto 94 frente al Valencia. Y, también, el acierto en la tanda de penaltis de la final.

El Real Betis Balompié, en cambio, ha sumado esta temporada un nuevo descenso a Segunda División. Ya es el club que más veces ha perdido la primera categoría del fútbol español. Es un equipo ascensor, tal y como lo definió su histórico estandarte Rafael Gordillo.

Hasta hace siete años, el palmarés de los dos clubes sevillanos no era tan diferente. El Sevilla había jugado más temporadas en Primera División y tenía un título más de Copa (3 por 2 del Betis) y las mismas ligas que su máximo rival (1). Una ligera ventaja a favor de los de Nervión. Los béticos sabíamos que, históricamente, éramos segundos en la ciudad aunque por poco. Nos consolábamos pensando que teníamos un origen humilde, que éramos una afición más fiel que la sevillista y que habíamos tenido que luchar contra fuerzas ajenas para levantarnos una y mil veces.

Desde ent0nces, el Sevilla ha ganado tres títulos europeos y el Betis ha descendido dos veces a Segunda División.

Yo soy bético y lo voy a seguir siendo por muy mal que le vaya a mi equipo. No sabría defender otros colores. Siento que ser bético define buena parte de mi personalidad y que es el mejor club al que yo podría animar. Pero ya estoy harto de ver cómo las finales las juegan otros. Tenemos más de cien años de historia y no hemos sido nunca grandes salvo en momentos puntuales. Al Betis le toca cambiar su destino. Una afición tan numerosa no merece otra cosa.

La próxima temporada jugaremos en el infierno, la Segunda División. Se me antoja que será una campaña difícil y que el Betis deambulará por la mitad de la tabla. Llámenme pesimista si quieren pero en agosto de 2013, en plena euforia verdiblanca, pronostiqué que bajaríamos y no me he equivocado.

El Betis es un club sin rumbo en estos momentos. Nadie tiene claro quién manda, quién es el dueño. El destino de esta institución centenaria se perfila en los juzgados desde hace cuatro años y a la jueza Alaya no parece entrarle la prisa por dictar sentencia.

Quienes salimos a manifestarnos el 15 de junio de 2009 para exigir la marcha de Manuel Ruiz de Lopera, acogimos de buen agrado las primeras medidas judiciales que anularon la venta del club al empresario de dudoso honor Luis Oliver. La nueva directiva que se gestó en 2010, llevó al club de regreso a Primera División y a Europa de la mano de un entrenador que siente los colores del Betis: Pepe Mel. Todo se rompió en la primera vuelta de esta ruinosa campaña 2013-2014. Un estúpido error en el último minuto del defensa Jordi Figueras (quedará desvinculado gracias al descenso) evitó que el Betis ganase en casa al Rayo Vallecano y supuso la destitución de Mel, que se marchó llorando.

andersen.psd
Stephen Andersen, no para ni los taxis.

A partir de entonces, el esperpento se apoderó de nuevo de las trece barras del escudo verdiblanco. Despedir a Mel significaba echarle las culpas al entrenador y validar la labor de Vlada Stosic, el director deportivo que había confeccionado un equipo nuevo con fichajes que no satisfacían los deseos de Mel ni de la afición bética. Llegó al banquillo Juan Carlos Garrido, cuya última experiencia en España había dado con los huesos del Villarreal en Segunda División. Salió Garrido tras cinco partidos en los que sólo obtuvo un punto. Ya antes había dimitido Stosic y la directiva había cesado a José Antonio Bosch, puesto por la jueza Alaya para gestionar las cuentas del club. A Bosch, que no es hombre de fútbol ni tampoco bético, se le subió la gloria a la cabeza y se fue creyendo el nuevo dios del Betis. Todo se lo había consentido el presidente Miguel Guillén, quien también dimitió más tarde cuando ya se había contratado al tercer entrenador de la temporada, Gabriel Humberto Calderón, que no tuvo suerte ni supo cambiar el destino del equipo aunque nos permitió soñar levemente durante algunos partidos (fin del sueño: Betis 1-2 Málaga, jornada 31). En medio de todas estas dimisiones y cambios de entrenador, salieron también algunos de los jugadores que fueron fichados por Stosic en verano. Es decir; la planificación había sido un desastre y el Betis descendía a Segunda División por méritos propios, aunque a mayor velocidad de la prevista gracias a los errores arbitrales en su contra.

Ésta es la crónica de la temporada 2013-2014 pero puede ser muy parecida a la de otros descensos. Los béticos hemos visto a nuestro equipo bajar a Segunda teniendo en la plantilla a futbolistas de la talla de Gordillo, Esnaola, Pepe Mel, Alfonso, Finidi, Jarni o Rubén Castro. No importa. Hay algo en el Betis que le hace volver a caer cuando uno menos se lo espera (o no, que ya nos conocemos).

Entonces, ¿se puede hacer algo para revertir esta cíclica historia de ascensos y descensos? Yo pienso que sí. Creo que un club con un millón de seguidores en todo el mundo y que (normalmente) genera simpatías en otras aficiones, debe ser un equipo que aspire a conseguir cuotas más altas que las logradas por el Real Betis en la última década. Se necesitan tan  sólo dos cosas: crear un proyecto y creer en las posibilidades de éste.

Crear y creer son, por tanto, los verbos que deben conjugar el Betis para ponerse a la altura de su afición. Una afición que tiene que exigir más. No vale permanecer eternamente en el ‘manque pierda’. Éste sólo debe ser un lema circunstancial que usemos cuando un mal árbitro o la mala suerte se crucen en nuestro camino. Nunca se debe entonar el ‘manque pierda’ cuando lo que nos impida crecer sea un mal gobernante o un mal futbolista.

El Betis debe crear un equipo y creer que puede ser el mejor equipo de esta ciudad, el mejor equipo de Andalucía y de Europa cuando se tercie jugar competición continental. Porque eso es lo que ha hecho el Sevilla y lo que le ha llevado a conquistar tres veces el viejo continente.

La temporada pasada, el Betis logró en el campo su clasificación para la Europa League. El Sevilla la obtuvo gracias a los despachos (sin tener culpa de ello) por la negativa de la UEFA a que Málaga y Rayo Vallecano (clasificados por encima del Sevilla) pudieran disputar competición europea. Unos llegamos por méritos propios y los otros entraron de rebote. ¿Qué más da eso? La cuestión es que para el Betis era un premio jugar la Europa League mientras que para el Sevilla el único premio posible era llevarse el trofeo, porque no existe la derrota en el corazón de los valientes y el Sevilla es un equipo valiente. Mientras tanto, el Betis… ¡Valiente, Betis!

El amor de mi vida

Busco y no encuentro una compañía fiel. Busco y no encuentro a quién devolverle esa fidelidad. Me han defraudado varias mujeres y varios hombres. He defraudado a varias mujeres y a varios hombres. A veces he dicho “te quiero”. A veces he sentido que quería a alguien. He reído y llorado. He sudado amor. He estado más vivo que nunca y también al borde de la muerte. He saltado de alegría y he rodado por el suelo tirándome del pelo (cuando tenía, no fue por eso que lo perdí). He compartido un hogar, dos butacas de cine, el asiento trasero de algunos coches, hoteles y casas ajenas en París, Sevilla, Granada, Buenos Aires… He dejado que me engañaran y he engañado. Me he dejado ilusionar y he ilusionado. He escrito poemas y me los han dedicado a mí. He perdonado, he sido perdonado, no he tenido perdón. He buscado en pieles blancas, morenas y negras. He buscado en cabellos rubios, castaños, morenos y pelirrojos. También en ausencia de cabellos. He buscado cuerpos gruesos y delgados, acentos del sur y del norte. He ganado por momentos y he acumulado siglos de derrotas.
No he encontrado el amor de mi vida. Lo más parecido que tengo se llama Betis.

image

Euroderbi

Sevilla (3)¿Sevilla tiene un color especial? No, Sevilla tiene dos colores especiales: el rojo y el verde. Y cada uno se corresponde con un equipo de fútbol totalmente diferente al otro. El rojo pertenece al Sevilla Fútbol Club y el verde al Real Betis Balompié. Hermano rico y hermano pobre respectivamente. Aunque estos hermanos están mucho más igualados que otros del fútbol patrio como pueden ser Real Madrid y Atlético de Madrid, Fútbol Club Barcelona y Real Club Deportivo Espanyol o Valencia Club de Fútbol y Unión Deportiva Levante.

En Sevilla hay diferencias históricas entre el rojo y el verde. Los palanganas son más antiguos (2 años de diferencia), tienen más copas, más temporadas en Primera División, más triunfos en los enfrentamientos directos y más títulos europeos (tres). De hecho, son los únicos de Sevilla que tienen títulos europeos. El Betis a lo máximo que ha llegado ha sido a cuartos de final de la extinta Recopa de Europa (cayó ante el Dinamo de Moscú en 1978 y ante el Chelsea Football Club en 1998). Igualan, eso sí, en títulos de Liga, que tristemente son uno por cada bando.

Los verderones, en cambio, suelen ser los primeros en llegar. Así fueron el primer equipo sevillano y andaluz en jugar una final de Copa, en subir a Primera División, en jugar la Champions League (el Sevilla había jugado antes la Copa de Europa). Fue también el Betis el primer campeón de la Copa del Rey.

Diferencias las hay y más esta temporada en la que el Betis es colista y depende de un milagro para salvarse del descenso. Pero existe un momento en el que las diferencias no importan y en el que la palabra favorito carece de significado. Ese momento son los derbis. Ha habido muchos, dos por cada temporada en la que Betis y Sevilla han coincidido en la misma categoría ya fuera en Primera o en Segunda, los ha habido también en el torneo de Copa, pero nunca los ha habido en Europa. Y eso es lo que viene esta noche, euroderbi. Lo nunca visto.

Esta noche se juega el primer asalto en el Ramón Sánchez Pizjuán, propiedad del Sevilla y el jueves que viene se disputará la vuelta en el Benito Villamarín, casa del Betis. Ni en esto fueron capaces de ponerse de acuerdo porque Sevilla y Betis podían llevar años compartiendo el estadio de La Cartuja pero eso en esta ciudad es impensable. ¿Hermanos compartiendo casa? Nunca.

Sevilla tendrá hoy sus dos colores especiales brillando ante los ojos de Europa. Conviene que las aficiones se comporten, conviene que el partido y la eliminatoria sean disputados hasta el último minuto, conviene que las gradas se llenen, conviene que la televisión haga primeros planos de la palabra que ambos equipos lucirán en sus camisetas: “ANDALUCÍA”. El fútbol, desgraciadamente, es un negocio y en este primer euroderbi la ciudad se juega mucho. Sevilla tiene que mostrar ante Europa una imagen impecable de rivalidad sana. Parece que estas cosas generan turismo. Pues nada, aprovechemos el momento.

Salvo goleada de escándalo, todo quedará pendiente de lo que ocurra el próximo jueves en Heliópolis. Lo que no quedará pendiente serán las bromas del día después. Mañana habrá chistes, codazos y mucha guasa en los bares, en el trabajo, en la casa (muchas familias están divididas) y en la cola del paro, que en Sevilla es tan larga que podría darle la vuelta a Europa.

Madrid, no vuelvas a intentarlo

Los Juegos Olímpicos son el mayor espectáculo del mundo. Las retransmisiones deportivas de unas olimpiadas se ven prácticamente en todos los países del globo. Sin duda que una decisión del COI ha ayudado a poner en el mapa ciudades como Atlanta o Sydney y le ha dado un lustre irreal a grandes capitales del pasado hoy venidas a menos como Atenas. Pero los Juegos Olímpicos, tras su espectáculo de fuegos artificiales, sus récords, sus dopajes y algunos atletas exóticos con carta de invitación, dejan una ruina considerable. La factura es enorme. Pekín no sabe qué hacer con el estadio en el que voló Usain Bolt.

Y esto es válido también para otros grandes acontecimientos como una exposición universal o un mundial de fútbol. Válido para cualquier obra faraónica de casinos (Eurovegas) y urbanizaciones con piscina en medio del desierto que generan muchos puestos de trabajo temporales y alguno con posibilidades de ERE en un futuro no muy lejano.

Difícil se antoja rentabilizar a la larga una inversión tan magnánima. Hay que ser muy listos como quizás lo fueron en Lisboa para sacar fruto al día después de la ceremonia de clausura. En Sevilla tenemos un buen ejemplo. Tras la Expo del 92 se dejaron pudrir hierros, romper cristales y arder maderas de lo que fue el centro del planeta durante seis meses. Mientras eso pasaba se levantaba en la misma zona un estadio olímpico que nunca lo fue y al que ni el Betis ni el Sevilla quisieron mudarse. Después de la Expo, la Cartuja debía ser el pulmón de Sevilla. Han pasado veintiún años y todavía sigue con respiración asistida.

Justo es decir que Madrid, a diferencia de Sevilla, sí es una ciudad preparada para albergar los Juegos Olímpicos. Pero la queja no son los deméritos de Madrid sino la falta de sentido de organizar tal evento con la crisis que tenemos encima en España. Siete mil quinientos puestos de trabajo decían. ¿A qué coste? A ver si lo que nos íbamos a gastar en generarlos no lo íbamos a tener que sacar de otra reducción de sueldos públicos o de otro recorte en ayudas a la dependencia.

Por una vez tener a Rajoy de presidente nos ha servido para algo. Cuando le vi en la rueda de prensa posterior a la presentación de la candidatura de Madrid supe que estábamos salvados. Su cara de perdedor, de caballo cansado que se moja constantemente el labio con la lengua, decía claramente: Tokio 2020.

El COI, si es una institución con un poco de dignidad, no podía elegir como sede de su máxima competición a un país cuyo presidente ignora la realidad que gobierna. Del mismo modo que no podía designar a Estambul después de que Erdogan dijera que quería piscinas separadas por sexos para las pruebas de natación.

España, con los Rajoy, González y Botella a la cabeza (todos puestos a dedo, sólo el primero vencedor de unas elecciones), tenía todas las de perder. Los guardianes de la austeridad pública en beneficio de la privatización pensada para sus amigotes dan una imagen pésima del país. No era el dopaje, sino Bárcenas quien amenazaba el sueño olímpico de Madrid. La casa real, al menos, mandó al príncipe, que debe ser el único de esa familia que sabe estar en su sitio. Estábamos tan gafados que, durante el discurso de Pau Gasol, en inglés y, seguramente, el más coherente de todos, se cortó la señal internacional de televisión.

Si España quiere renacer de sus cenizas, necesita un plan de empleo estable, una estrategia que dure más de cuatro años y que no dependa de hitos puntuales. Habrá que ver qué pasa con los millones de euros invertidos ya en estos tres intentos fracasados. Qué bien nos habrían venido para salvar la sanidad o la educación, por ejemplo. Madrid, no sé buena, no vuelvas a intentarlo.

Deporte rey en Buenos Aires

Quizás alguien os diga alguna vez que el deporte rey de Buenos Aires es el fútbol. Os hablarán también de la afición de este pueblo por el rugby, el polo, el tenis o el baloncesto. Nada que ver. El deporte nacional en esta ciudad es colarse en el Subte.

Yo también lo practico. La primera vez lo hice sin querer, sin darme cuenta. No estaba seguro de en qué sentido tenía que viajar dentro de la línea B para llegar a la estación Federico Lacroze desde la estación Medrano. Buscaba un mapa del Subte a mi alrededor, pero no lo encontraba. De pronto vi uno al otro lado de una puerta que me llegaba por la cintura. La puerta estaba abierta. Vi el mapa, iba en dirección correcta. Me di media vuelta y vi que estaba dentro del Subte. Había entrado sin pagar. Era sábado, no había vigilantes ni vendedores en la estación. Vi que otra gente empezó a colarse igual que había hecho yo. Me dije a mí mismo que estaba sentando un mal precedente. Más tarde me enteré de que no.

Los bonaerenses se cuelan en el Subte cada vez que pueden. En ocasiones, hasta los vigilantes te dejan pasar si no te queda plata en la SUBE (la tarjeta recargable con la que se paga el transporte público en la ciudad). Incluso otros pasajeros te avisan de que la puerta está abierta para que te metas sin pagar. Hay personas que anda algunas cuadras hasta estaciones donde es más fácil colarse que en las que tienen al lado de sus casas.

Buenos Aires (794)

Colarse en el Subte es el deporte rey en Buenos Aires, pero también hay otros deportes muy extendidos como son los cortes de luz, de agua o del propio Subte cuando llueve, los cortes del Subte por “manifestantes que impiden el normal desarrollo del servicio”, protestar o defender al Gobierno, dejar la basura al lado de un árbol en plena calle o dudar de la honorabilidad de la Policía.

Deportes hay muchos en Buenos Aires. Deportes sucios como los nombrados en el párrafo anterior y limpios como compartir el mate, hablar con verdadero conocimiento de literatura,  comprar y vender libros usados, tomar facturas para desayunar o compartir taxi o remis con un desconocido para ahorrar plata. Lo importante es practicar alguno y llevar una vida sana.

10 kilómetros hispano-argentinos

El cartel de la 3ª Maratón Hispano Argentina lo dejaba bien claro: “No se suspende por lluvia. ¡Te esperamos!”, pero a las 6 de la mañana la tormenta era tan estruendosa que me despertó de golpe. Tenía pensando levantarme una hora después y salir un poco antes de las 8 hacia los bosques de Palermo donde la carrera empezaba a las 9.

Algunos pensaréis, “están locos estos romanos, una carrera un lunes a las 9 de la mañana”. No os precipitéis, los argentinos saben muy bien lo que hacen. Hoy es feriado por el día de la Soberanía Nacional que fue el jueves. Aquí hace tiempo que se celebran las fiestas los lunes como se hará en España a partir del próximo año.

Llovía a mares a primera hora del día pero, por suerte, el cielo se calmó. Incluso había salido el sol cuando llegué al Monumento a los Españoles. A unos doscientos metros de allí estaba la línea de salida. El recorrido de la carrera formaba un total de 10 kilómetros. Sin embargo, en Argentina le llaman Maratón a las carreras populares, aunque la distancia no sea la que recorrió Filípides para anunciar en Atenas el triunfo de Grecia sobre los persas. Así que, aunque sea de mentirijilla, puedo decir que he corrido una Maratón en Buenos Aires.

Después de levantarme a las siete de la mañana un día de fiesta y recorrer media ciudad en Subte (14 estaciones en 2 líneas diferentes), pobre de mí, cometí tres errores en la prueba. El primero fue no llevarme nada de abrigo para cubrirme después de correr. Lo lamenté mucho cuando al llegar vi que habían preparado un guardarropa. El segundo error fue salir demasiado fuerte. Quería ir a un ritmo de 4’30″/km y en los dos mil primeros metros lo conseguí, pero mi velocidad decayó a partir del tercer kilómetro. No demasiado, pues completé la carrera en 48’50” (hubieran sido 45 minutos de mantener el ritmo inicial). Y ahí, en la llegada, me di cuenta del tercer equívoco. El chip que registra el tiempo de los corredores me lo había puesto sobre el pecho, atado al dorsal. Una de las chicas de la organización me aclaró que mi tiempo no quedaría grabado porque el sensor sólo visualiza el chip si lo llevas en el botín. Imagino que oficialmente no habrá constancia de que finalicé felizmente los 10 kilómetros. Lo cual es una lástima porque creo que he sido el primero de mi pueblo. Pero no importa; mis piernas saben que ellas han corrido durante casi 49 minutos sin parar ni un segundo y las he invitado a un relajante baño al llegar a casa.

Al terminar, agotado, un poco frustrado por lo del chip, bebí agua mientras por los altavoces sonaba la sevillana “Yo siempre fui con Triana”. Cuando ya me marchaba de vuelta al Subte de Plaza de Italia, una grabación emitía aquella mítica canción del toro y la luna. Para celebrar este día de hermandad hispano-argentina, os dejo con la voz de oro de Toni López y su grupo Los Centellas.