Ya está bien la broma

La gaditaníssima, última comparsa de Juan Carlos Aragón.

En la memoria de una persona con edad de pagar facturas las fechas y los acontecimientos tienden a confundirse. Las cronologías se vuelven difusas. Es por eso que a veces la persona echa la vista un poco atrás rememorando algún acontecimiento importante y no puede creer que haya pasado tanto tiempo. Esta sensación es muy común cuando de por medio hay alguna muerte.

Juan Carlos Aragón Becerra murió en mayo de hace ya casi dos años. Pocos meses después, en septiembre, se fue también Manuel Santander Cahué. Ambos, respetadísimos autores del Carnaval de Cádiz, nos dejaron en 2019 con la buena educación de habernos brindado ese mismo año tres de sus mejores obras (Aragón hizo doblete: chirigota y comparsa). Se fueron de este mundo antes de que llegara a nosotros la COVID nuestra de cada día, epidemia mundial que desplazó de los telediarios al independentismo catalán.

Aragón y Santander forman parte por derecho propio de la historia del Concurso Oficial de Agrupaciones de Carnaval (COAC). En vida se habían ganado el respeto de la afición y de sus compañeros, también muchas envidias. Santander tiene el honor de haber puesto letra al himno oficioso y luego oficial del Cádiz Club de Fútbol (Me han dicho que el amarillo…). Aragón destacó por muchas cosas entre ellas rebatir el himno de Andalucía con un pasodoble de guerrilla andalucista (Aunque diga Blas Infante/ andaluces levantaos/ perdón que no me levante / pero estoy mejor sentao).

Que se murieran tan dos grandes autores en el mismo año, tocando premio en el Falla (primero de chirigotas Santander y segundo de comparsas Aragón) sin apenas haber cumplido algo más de cincuenta años cada uno pareció una broma pesada del destino. Un chiste sin gracia.

En el centro, Manolo Santander al frente de su chirigota La maldición de la lapa negra.

Cuesta pensar que 2020 podría superar aquella doble tragedia pero estamos en 2021 y ya sabemos de qué va la broma. Estamos ante un momento chungo de la historia. No es fácil pararse a pensar en todo lo que nos venimos perdiendo desde que las mascarillas llegaron a nuestras vidas. Son demasiados los momentos perdidos, los amigos no vistos, los viajes no realizados, los empleos que se fueron, las coplas que no se han cantado. Y cuando uno quiere retroceder la vista hacia el momento más normal de la antigua normalidad se encuentra con un hecho excepcional: Juan Carlos Aragón hace doblete; chirigota y comparsa, por primera vez tras 8 años de dedicación exclusiva a la comparsa, mientras que Manolo Santander gana el Primer Premio del concurso 20 años después de que lo obtuviera con Los de Capuchino.

Parecía el comienzo de una nueva era en la que se repetirían éxitos del pasado con aires renovados. Nada más lejos de la realidad. Fue un canto del cisne para anunciar que ya nada volvería a ser como antes. La broma empezó en Cádiz. Maldita la gracia.

Publicado por José Ibáñez

Escritor y periodista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: