Lo que me llevé del SEFF

La XIII edición del Sevilla Festival de Cine Europeo (SEFF por sus siglas en inglés) se llevó a cabo en la ciudad hispalense del 4 al 12 de noviembre de 2016. Durante esa semana larga de cine tuve la oportunidad de ver hasta trece títulos distintos de muy diferentes temas y narrativas. A continuación, hago un breve resumen de lo que me llevé del SEFF a través de esas trece películas que me dio tiempo a visionar.

DOGS, Bodgan Mirica. Rumanía, Francia, Bulgaria y Catar, 2016. 104 minutos.

dogs

A las primeras de cambio llegó la primera decepción del SEFF. Dogs tenía una pinta estupenda pero resultó un despropósito enorme. Se trata de un thriller rumano en el que no se explica nada y en el que parece que lo único que le interesa al director es vender muerte e imágenes morbosas pero olvidándose de la historia y de las necesidades del espectador al que deja totalmente desamparado cuando los títulos de crédito hacen su aparición en escena. Es entonces cuando uno se pregunta: y todo esto, ¿por qué?

Por cierto, sensación que ya me ocurrió el año pasado con otra película rumana: One Floor Below de Alexandru Baciu.

THE BALLAD OF GENESIS AND LADY JAYE, Marie Losier. Estados Unidos, Francia, Alemania, Bélgica, Holanda y Reino Unido, 2011. 72 minutos.

the-ballad-of-genesis-and-lady-jaye

Lo más extraño que he visto en el SEFF ha sido esta película documental que explora el concepto de pandroginia. Genesis P-Orridge, nacida Neil Andrew Megson, conoció a Lady Jaye en una habitación de tortura BDSM, se enamoró de ella y descubrió quién era realmente. Desde entonces, ambas se sometieron a varias operaciones de cirugía estética para convertirse en gemelas perfectas. La pareja se redescubrió en la pandroginia, una ruptura de la dualidad hombre-mujer y un canto hermoso y raro a las nuevas realidades de género. Esta balada de Marie Losier me pareció una locura maravillosa.

LA MANO INVISIBLE, David Macián. España, 2016. 84 minutos.

la-mano-invisible

Isaac Rosa es uno de los mejores escritores españoles contemporáneos, un excelente periodista comprometido con su sociedad y uno de los más certeros retratistas de la ruptura humana que ha provocado la crisis en nuestro país. Sus novelas están escritas desde las entrañas pero usando toda la materia gris del cerebro de un escritor de izquierdas. Llevar una novela de Isaac Rosa al cine no es algo que pueda hacer cualquiera. Sin embargo, David Macián sale triunfante del envite en La mano invisible, una película que es carne cruda y que merece estar en todas las salas nacionales. El mérito es aun mayor si tenemos en cuenta que ha sido realizada mediante crowfunding. Al final de la cinta uno sale preguntándose si el guión no lo ha escrito Jordi Évole y, cabizbajo y herido, surgen otras cuestiones: ¿cuándo nos robaron la conciencia de clase? ¿Qué tiene que pasar para que renazca la solidaridad obrera? ¿En qué momento los pobres aceptamos que estaba bien enfrentarnos a nuestros semejantes y no a quien nos explota?

AMERICAN HONEY, Andrea Arnold. Reino Unido y Estados Unidos, 2016. 158 minutos.

american-honey

Vi el trailer de American Honey varias semanas antes de plantearme mi agenda en el SEFF y tuve claro que no me la iba a perder, así que la marqué en rojo cuando tuve el abono del festival en mis manos. Asistí un lunes por la noche con la sensación de que me iba a ir contento de la sala de cine. Nada más lejos de la realidad. American Honey es una promesa que no se cumple. Una road movie en la que el espectador se pasa 158 minutos esperando a que llegue el momento de quiebra que lo cambie todo. El resultado es una película plana con una banda sonora para enmarcar y unas ganas terribles de preguntarle a Andrea Arnold si nos ha tomado por tontos. Hacer películas, no sé, pero venderlas se le da muy bien.

SORDAS, Génesis Lence. España, 2016. 15 minutos.

sordas

No es más que un cortometraje de quince minutos en el que lo más importante son los pequeños detalles que el film va mostrando. Sordas podría definirse como un catálogo de situaciones cotidianas para las personas no oyentes en las que seguramente no habrás reparado antes si tienes intacto el sentido del oído. A su favor habría que decir que deja con ganas de más. Habrá que estar atento al recorrido profesional de Génesis Lence, quien no duda en prestarse a proyectos de temática social tan necesarios en nuestro cine.

MARISA EN LOS BOSQUES, Antonio Morales, 2016. 90 minutos.

marisa-en-los-bosques

Marisa es una Amélie a la española. La protagonista de esta película se dedica a solucionar las crisis personales de los demás mientras no termina de solucionar sus propios problemas. A veces ñoño, no se le puede negar la belleza visual a este largometraje que tiene un toque absurdo bastante cómico y que presenta al espectador varias formas de vivir sobre el alambre. Algunos de los personajes mantienen el equilibrio mejor que otros pero ninguno acaba impactando contra el suelo. Una cinta correcta, aprueba sin nota.

SECUESTRO, Mar Taragona. España, 2016. 105 minutos.

secuestro

Antonio Dechent fue galardonado con el premio Canal Sur Radio y Televisión a la Trayectoria Profesional. No vamos a descubrir a Antonio a estas alturas. Huelga decir que el premio es más que merecido. Como colofón a la gala en la que se le rindió homenaje, se proyectó Secuestro, una muy buena película digna de la sobremesa de Antena 3, en la que Dechent es un policía encargado de investigar un caso cada vez más enrevesado. Blanca Portillo, José Coronado, Vicente Romero (Con el culo al aire) y Macarena Gómez completan el reparto de una película digna de ser vista.

EL DÍA MÁS FELIZ EN LA VIDA DE OLLI MÄKI, Juho Kuosmanen. Finlandia, Suecia y Alemania, 2016. 92 minutos.

el-dia-mas-feliz-en-la-vida-de-olli-maki

Creedme si os digo que no me gusta el boxeo pero, en cambio, me encantan las películas de boxeadores. Debe ser por la épica narrativa que suele acompañarlas. El día más feliz en la vida de Olli Mäki se salta un poco los cánones del género. Para su protagonista, lo importante no es el combate por el campeonato del mundo, sino haberse dado cuenta de que está enamorado. Basada en hechos reales y rodada en blanco y negro, esta película aguanta dieciocho asaltos sin besar la lona pero tampoco gana por K.O. Divertida, hermosa y brillante, eso es El día más feliz en la vida de Olli Mäki.

IN BED WITH VICTORIA, VICTORIA, Justine Triet. Francia, 2016. 97 minutos.

in-bed-with-victoria

Casi la incluí por casualidad en mi selección del SEFF. Me faltaba una entrada por canjear y me venían bien el sitio y la hora. Gracias a los planetas por alinearse a mi favor. Me reí muchísimo con In bed with Victoria y me marché a casa muy contento. Lo que vi fue una comedia fresca, en un pequeño apartamento de locos que a veces parece el camarote de los hermanos Marx y en el que vive Victoria, una abogada a la que un amigo mete en el mayor marrón de su carrera profesional. En sus 97 minutos subyace un análisis de las relaciones de pareja desde tres perspectivas bien distintas: los que se llevan a matar pero viven en un ni contigo ni sin ti, el exnovio obsesivo y acosador, y aquellos a los que los fracasos anteriores les llevan a poner en riesgo el verdadero amor. Incluye un juicio surrealista en el que llegan a declarar un dálmata y un chimpancé.

KEEPER, Gillaume Senez, Bélgica, Suiza y Francia, 2015. 95 minutos.

keeper

Keeper no es una película para adolescentes aunque tenga todos los ingredientes para ello: protagonistas de quince años, primer amor, embarazo no deseado de una menor de edad y un prometedor portero de fútbol que sueña con jugar en la élite y hacerse millonario. Sin embargo, Keeper es un dramón para todos los públicos y también un buen número de sonrisas de complicidad con la joven pareja protagonista, que parece vivir un amor indestructible. Plantea muchas preguntas y rompe ciertos estereotipos recurrentes en el caso que nos ocupa. El mayor éxito de Keeper es que consigue mover al espectador de la butaca y colocarlo en el centro de la pantalla. ¿Qué haría yo en el lugar de él o de ella? Altamente recomendable.

UNITED STATES OF LOVE, Tomasz Wasilewski. Polonia y Suecia, 2016. 104 minutos.

united-states-of-love

Situación inicial: Polonia ha dejado atrás el comunismo y se abre al mundo. Sus protagonistas también desean hacerlo: se habla de viajar al extranjero y de la posibilidad de comprar un coche mientras las mujeres se empoderan en una sociedad cien por cien machista y ultracatólica. La fotografía nos muestra una ciudad helada, desértica y decadente en la que conviven personas con ansias de libertad y modernidad. Parte de esas ansías encuentran respuesta en el sexo y, sobre todo, en las relaciones prohibidas. Eso es United States of Love, cuatro maneras de amor prohibido. Buena película situada en el siglo pasado pero con una temática bastante actual.

LAND OF MINE, BAJO LA ARENA, Martin Zandvliet. Dinamarca, 2015. 100 minutos.

Under sandet (Martin Pieter Zandvliet, DK/DE, 2015)
Under sandet (Martin Pieter Zandvliet, DK/DE, 2015)

Lo mejor que vi en el SEFF se llama Land of Mine, que en su versión en castellano se ha titulado Bajo la arena. Ahí, bajo la arena de una playa danesa, es donde se sitúa la acción. La II Guerra Mundial ha finalizado y un grupo de soldados alemanes menores de edad es obligado a encontrar y desactivar las minas antipersona que han dejado sepultadas sus camaradas durante la invasión nazi de Dinamarca. Al grupo lo vigila un sargento muy agresivo, al estilo de La chaqueta metálica, cuyo corazón no es tan de piedra como parece a simple vista. Enorme trabajo de Martin Zandlievt y del reparto al completo para hacer de Land of Mine una película digna de enmarcar. Aplaudan de pie si la ven. Se lo merece.

NOCTURAMA, Bertrand Bonello. Francia, 2016. 130 minutos.

nocturama

Película prohibida en Francia. ¿Cómo no sucumbir ante tal reclamo? Nocturama “cuenta” la historia de un grupo de jóvenes que no tienen demasiado en común y que, no se sabe por qué, decide cometer en París una serie de atentados de forma sincronizada para luego, tampoco se sabe por qué, esconderse en un centro comercial a esperar que pase la noche. Necesito explicar cuánta rabia me produjo perder 130 minutos de mi vida viendo semejante despropósito. Mi reacción fue dormirme varias veces ante algo tan infumable. Me parece una tomadura de pelo. No hay más que morbo y violencia gratuita jugando con el sentimiento de millones de personas que se vieron afectadas de una u otra forma por los  auténticos atentados de París hace un año. Por mí, como si la prohíben en Arkansas o en Navalmoral de la Mata. Les estarían haciendo un favor a los cinéfilos del lugar.

EN RESUMEN

No ha sido para mí la mejor edición del SEFF pero siempre resulta una suerte poder visitar en noviembre varias de las cinematografías que se están dando en el viejo continente. Me quedé con ganas de ver Gurumbé, Canciones de tu memoria negra; La voz en lucha; Sólo el fin del mundo; La prunelle de mes yeux; Le cancre; Ma loute; Personal Shopper; Albüm; Belle dormant; Europe, she loves; Toni Erdmann; Aunque tú no lo sepas, la poesía de Luis García Montero;Mister Universo. Llamadme fatiguita si queréis pero es que me encanta el cine.

Se confirma mi maldición con el Giraldillo de Oro. Nunca he visto la película ganadora del festival. Parece que no se me da bien elegir. Este año, el premio más importante del SEFF se lo llevó Ma loute, de Bruno Dumond.

 

Anuncios

Mi derbi final

EL DERBI MÁS ÍNTIMO de José Ibáñez, seleccionador bético de El derbi final: “Luis Aragonés fue uno de los primeros que le dijo a Lopera ‘hasta aquí, don Manuel’”.

Dos días antes de la presentación del libro en Sevilla, Ibáñez – cuya idea fue la chispa que prendió la mecha – habla largo y tendido sobre lo que el fútbol significa para él:

1) ¿Cuál es tu primer recuerdo sobre el fútbol?

Mis primeros recuerdos tienen que ver con el Benito Villamarín a principios de los años 90. Mi padre me llevó a ver uno de los últimos trofeos Ciudad de Sevilla. El Betis estaba en Segunda e hizo un gran torneo. A mí me impactó que hubiese un equipo brasileño que se llamase Vasco de Gama. Recuerdo el estar de pie en la grada de Gol Sur. El verde del césped, el gris del cemento de la grada.
También me acuerdo de cuando jugaba en la escuela de fútbol del colegio Joaquín Turina. Nos entrenaban mi tío Nico y su amigo Quique, dos treintañeros, por entonces, que siempre estaban hablando de fútbol. Mi primo Andrés fue el que me metió en la escuela. Él ya había caído en pecado puesto que nació siendo bético y mutó a sevillista de la noche a la mañana. En casa de mi abuelo sigue colgada una foto de mi primo vestido del Betis. Eso se llama memoria histórica.
Vimos a España ganarle a Albania y a Eire. Era la selección de Javier Clemente. La gente en la grada se metía con Zubizarreta.
Por último, recuerdo estar preparándome para visitar la Expo 92 con mi familia y unos amigos catalanes mientras escuchaba por la radio un partido que perdió el Betis y en el que mis ilusiones estaban puestas en Rafael Gordillo. Es curioso, porque de Gordillo supe algo por primera vez cuando pegué su cromo del Real Madrid en un álbum de estampitas. Los catalanes hablaban de Cruyff y del Barça de las cuatro ligas consecutivas. Yo tenía a mi Betis en Segunda y no sentía envidia ninguna. Para mí el Betis era lo más grande y Gordillo mi ídolo.

2) Jugador de la historia al que más admiras:

El jugador por el que más admiración siento es Finidi George. Mi padre me hizo socio del Betis por primera vez en la temporada 94-95. Finidi llegó dos años más tarde y para mí fue una revelación. Nadie corría la banda como él y cuando marcaba un gol, le tiraban un sombrero cordobés desde la grada y él se lo ponía en la cabeza. Era una gozada. Se ha hablado mucho de Alfonso, Álexis, Jarni… yo era de Finidi. Si hubiera sido adulto le habría puesto su nombre a una peña bética. Finidi fue la primera persona negra que yo identifiqué con nombre y apellidos. Yo creo que, contrariamente a lo que se piensa, el fútbol puede servir para educarnos en valores. Yo veía a diez tipos blancos como la leche y a Finidi, todos con la misma camiseta, defendiendo el escudo de las trece barras. Ahí me di cuenta de que todos los seres humanos somos iguales y de que nadie puede discriminar a otro por el color de la piel.

bilbao-1743) Entrenador de la historia al que más admiras:

No hay otro entrenador más grande para mí que Serra Ferrer. Si Lopera le hubiera dejado hoy la palabra Betis daría miedo en Europa. Recuerdo cuando Serra sacó al Betis de Segunda y la gente empezó a llevar unas camisetas que decían: “Tiembla, Europa. El Betis está en Primera”. Y, coño, nos metió en Europa.
El Betis de Serra era música clásica. Fuimos a la final de la Copa del Rey en 1997. Nos pusimos dos veces por delante pero el Barça ganó en la prórroga. Yo lloraba de alegría cuando Finidi marcó el segundo del Betis y mi padre lloró de pena cuando el Barça remontó. Estuvimos a cinco minutos de la gloria. Serra ya había firmado por el Barcelona pero volvió y otra vez nos hizo grandes hasta que a Lopera le entró la pitopausia.
Quiero acordarme brevemente de Luis Aragonés. Decir fútbol en España debería ser decir Luis Aragonés. Fue uno de los primeros que le dijo a Lopera “hasta aquí, don Manuel”. Luis Aragonés le quitó a mucha gente la vergüenza de salir a la calle con la bandera de España. La roja de Luis nos enseñó que sentirse español no es patrimonio exclusivo de los fachas.

4) Libro y/o película sobre el fútbol:

Libro no, pero me gustan mucho los artículos de Enric González y de John Carlin hablando de fútbol y de otros deportes. También me gusta leer a Alfredo Relaño, aunque el As a veces parezca Interviú.
En cuanto al cine, nunca me cansaré de ver Evasión o victoria con Pelé y Sylvester Stallone. El fútbol es libertad.

5) Lo más edificante del fútbol:

Para mí lo mejor es el lazo familiar. Para mí el fútbol es familia. Nos une. Es un vínculo muy importante entre mi padre y yo. Si no sé de qué hablar con él, le hablo de fútbol. Mi madre, la pobre, sólo soporta los partidos del Betis. Le hemos robado muchas tardes. Pero incluso con ella hay un vínculo a través del fútbol. Yo creo que mi madre, quizás sin saberlo, me ha enseñado a entender el Betis más que cualquier otra persona.
Me gusta ir al fútbol con mi padre, con mi hermano Alberto y mi primo David. No quiero dejar de hacerlo. Hace diez meses nació mi sobrino Hugo, el primero. Yo ya lo he hecho socio del Betis.

6) Lo más desmoralizador del fútbol:

Lo peor para mí son dos cosas: negocio y violencia. Ahí se desvirtúa el fútbol. Yo soy un nostálgico y no me gusta ver que a los estadios le ponen el nombre de una marca. Lo que más detesto es que las televisiones nos vuelvan locos con los horarios. El fútbol debería ser un partido el sábado por la noche en abierto, ocho el domingo a media tarde y el de cierre para Canal Plus con Michael Robinson pervirtiendo el lenguaje.
Decía también lo de la violencia. El que va a un campo de fútbol a pelearse es idiota. Deberían encerrarlo en la cárcel y condenarlo a no ver fútbol en su vida. No nos representa.
Me gusta mucho el fútbol femenino, espero que ahí nunca entren los hooligans. Lo peor son los padres que tienen a un niño o a una niña jugando en el equipo del barrio y se dedican a insultar al árbitro o al entrenador. La primera violencia en el fútbol la generan los padres.

7) ¿Qué tiene el futbol que no tienen los demás deportes?

Creo que está relacionado con la educación. A mí, y a muchos millones de personas, nos han metido el fútbol desde la cuna. Nos han enseñado a amar este deporte, a sentir la pasión por un equipo. Mi tío Nico me regaló una equipación de portero del Betis cuando apenas sabía andar. Esas cosas te marcan. Es lo mismo que estoy haciendo con mi sobrino Hugo al inscribirlo como socio. Soy un apasionado del fútbol y de la literatura. Me gustaría que él también se vuelva loco jugando al fútbol y leyendo.

img_20150924_2054128) ¿Qué hace que el derbi de Sevilla destaque sobre los demás?

Que en cada familia hay una o varias “ovejas negras”. Es decir, que estamos mezclados. Todo el mundo tiene un primo, una novia, una hermana, un padre que es de la otra acera. Hay familias béticas con lunares rojos y familias sevillistas con lunares verdes. Eso es lo que hace nuestro derbi el mejor del mundo. Lo importante es que se mantenga el buen ambiente de los últimos años. Que la rivalidad siga siendo sana, bien entendida.

9) El derbi que más te emocionó:

El 0 a 3 del Betis de Serra en Nervión. El derbi que más me emocionó lo vi por televisión. No me podía creer el golazo de Tomás Olías.

10) ¿En qué te pareces a tu equipo?

En muchas cosas. Siento que yo soy Betis. Es difícil de explicar pero siento que mi equipo va en mi forma de ser. Soy peleón, impulsivo. Ha habido épocas en las que lo he pasado mal y me he vuelto a levantar. He tenido que bajar a los abismos para encontrarme conmigo mismo. El Betis te enseña a quererlo cuando menos lo merece. Si trasladas eso a ti mismo, te das cuenta de que tienes que quererte siempre, hasta cuando no te salen bien las cosas. El Betis es una lección de vida.

11) El título de tu texto en El derbi final:

Mi cuento se llama “Dos mujeres en la orilla” y hace referencia a una canción de Jorge Drexler: “Al otro lado del río.”
Quería que mi texto fuese un homenaje a la mujer en el fútbol. Pensé en hacerlo sobre el derbi femenino pero luego me di cuenta de que la mujer, por culpa del machismo, ha estado antes en la grada que en el terreno de juego y quise poner el foco en esas mujeres que tomaron la decisión de meterse en un mundo de hombres, romper esa lacra y regalarnos el fútbol que tenemos hoy: un césped abonado para la igualdad (muy lejana aún pero cada vez más próxima) entre mujeres y hombres.

 

Esta entrevista se publicó por primera vez en la página oficial de Facebook de El derbi final.