Las marcas están por todas partes. Las llevamos en la ropa, nos las comemos, vemos sus anuncios por toda la ciudad. Algunas nos gustan más que otras y, por supuesto, todos tenemos nuestra lista de favoritas.

Yo, como todos, he tenido la oportunidad de probar muchas marcas. No sé exactamente cuántas han sido pero de entre ese número incalculable, he decidido quedarme con diez. He aquí mi lista de marcas preferidas. No están todas las que son pero sí son todas las que están, ¿me explico?

1. HARIBO

HariboTengo un vicio con las chucherías. Es un problema que me supera. Me gusta tanto el azúcar que sin haber terminado de comerme una gomita ya estoy pensando en coger otra.

Para un experto en chuches como yo, elegir una marca no es nada fácil. Y aunque reconozco el valor de otras casas como Fiesta, Sugus, Chupa-Chups y Pictolín, tengo que decir que Haribo ocupa el más glorioso de los altares de la religión azucarera.

Esta marca alemana nos deleita con ositos rellenos de zumo de frutas, grageas de brillantes colores y fresitas entre otras delicatessen. ¿Seguro que no tienes ganas de ir al kiosco y llenar una bolsa con un euro de gomitas?

2. KELLOGG’S

Kellogg'sSin desmerecer la calidad y el sabor (unidos al precio) de los cereales Hacendado, hay una marca que es fija en el desayuno de millones de niños y no tan niños. Estoy hablando de Kellogg’s, esos cereales que fueron creados para alimentar a toda una familia numerosa según los preceptos de los adventistas de Battle Creek, Michigan.

Llevo toda mi vida comiendo Smacks, Choco Krispies, Miel Pops o Frosties y recuerdo con añoranza los multicolores aros Froot Loops, cuya mascota era un tucán. Para conseguir éstos últimos en España hay que acudir a tiendas especializadas como Taste of America.

3. YOIGO

Quiero dejar claro una cosa: Yoigo es la marca de telefonía móvil en la que más confío. Y también quiero haceros una confesión: soy cliente de Vodafone.

yoigoLas compañías de telefonía móvil son las que más quejas reciben de los consumidores. Una de ellas, Vodafone, está especialmente en boca de todo el mundo por los abusos cometidos contra sus clientes. A mí, de momento, me está tratando bien. Sin embargo, ninguna empresa me ha dado mejor servicio que la hispano-sueca Xfera Móviles (la empresa propietaria de la marca Yoigo).

Imagino que querréis saber por qué no soy cliente de Yoigo si tanto me gusta esta casa (y sus anuncios). Cuestiones de permanencia. Mi anterior teléfono murió y la garantía había llegado a su fin, de modo que necesitaba uno nuevo y Yoigo no me dio una oferta satisfactoria. Entonces fue cuando apareció Vodafone y le entregué con resignación mi número de cuenta por segunda vez en la vida (la primera vez se hacía llamar Airtel).

4. CRUZCAMPO

A nadie le gusta la cerveza la primera vez que la prueba. Eso es tan cierto como que las marcas de cerveza en España son territoriales. Sabiendo estas dos cosas no es de extrañar que tardara cuatro o cinco botellines en cogerle el gusto al zumo de cebada y que mi marca favorita sea Cruzcampo, tan sevillana como yo aunque hace tiempo que la compraran los holandeses de Heineken.

CruzcampoSinceramente, no es la cerveza más sabrosa del mundo pero sí es una de las más fáciles de beber y la que mejor acompaña un platito de aceitunas.

La historia de su Gambrinus es verdaderamente entrañable. Si en los últimos años has notado que ha adelgazado, estás en lo cierto. Cruzcampo decidió darle un aspecto ‘más saludable’ para  evitar el tópico de la barriga cervecera.

5. MOLESKINE

moleskineSi hay una marca que me acompaña día a día ésa es Moleskine. Desde que me dijeron (y yo hice caso) que un escritor debe tener un cuaderno de escritor, Moleskine ha sido mi gran aliado.

Mi novela Bébeme, bésame la escribí completamente a mano en tres cuadernos de esta legendaria marca que se define a sí misma como “un sencillo rectángulo negro de puntas redondeadas con una goma elástica que sujeta las cubiertas y un bolsillo en el interior”.

6. PILOTpilot

Dadme un Pilot VBall y escribiré el mundo. Su tinta líquida escribe sola. Hasta mi maldita letra de médico sale ganando con uno de estos bolígrafos. Suelo usar cuatro diferentes: el negro para los títulos, el azul para las narraciones, el rojo para los diálogos y el verde para… ¿para qué uso el verde? Da igual, el verde mola.

¿Cuántos malos poemas hemos escrito juntos, Pilot?

7. PRIMA

Puede que Prima fuese la primera marca que pedí de forma consciente en mi vida.logoPrima Un buen día le dije a mi madre que no comprase otro ketchup que no fuese de la marca Prima. Y desde entonces hasta hoy no quiero otro por mucho Heinz que se ponga por delante.

Hubo un tiempo en que mi locura por este ketchup fue tal que llegué a ponérselo a las albóndigas. Yo era joven y estaba loco. Me lo están tratando.

8. JOT DOWN MAGAZINE

jot down magazineDe las diez marcas que destaco en este artículo, Jot Down Magazine ha sido la última en llegar a mi vida. ¿Cómo se gana una empresa el fervor de un consumidor con tan poco tiempo de relación? Con unas ediciones cuidadas al milímetro, con grandes firmas del periodismo patrio, entrevistas, relatos y artículos esenciales para conocer el mundo de la cultura y la ciencia actuales y con esas fotografías en blanco y negro que tan bien se encargan de escoger de entre los archivos más selectos.

No es ningún secreto que me gustaría escribir para esta revista.

9. PACO RABANNEultraviolet

No recuerdo cuál era mi fragancia antes de conocer los perfumes de Paco Rabanne pero la verdad es que en la última década no me separo de su Ultraviolet y su Black XS.

Por cierto, que mi chica me dijo el otro día que había olido un perfume que le encantaba. El nombre del perfume es One Million y la marca que lo fabrica se llama… Paco Rabanne, está claro, ¿no?

10. PLAYMOBIL

A ninguna otra marca tengo tanto que agradecerle como a Playmobil. Sería imposible calcular el número de horas que me pegué jugando con los ‘clicks’. Yo tuve el barco pirata y el fuerte. Mi colección superaba la centena de muñecos sin rodillas. Aunque, como siempre he sido un poco creativo, el uso que yo le daba a los ‘clicks’ puede resultar particular. Lo que a mí me gustaba era hacer dos porterías de fútbol recortando una caja de zapatos, plantar una canica en medio de mi cama y poner cuatro Playmobil a cada extremo del colchón acompañados de un muñeco más grande como portero para jugar partidos de cinco minutos cronometrados con mi reloj Casio.

playmobilHace unos años mi hermano pequeño se llevó los Playmobil al campo y parece ser que mi abuelo los acabó tirando a la basura. Cada uno de ellos tenía nombre y hasta conseguí que mi hermano Alberto se los aprendiese y los respetase. Hulk, Pirata, Herrero, Raika, Torpedo, Indio, Luiz… os echo de menos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s