El amor de mi vida

Busco y no encuentro una compañía fiel. Busco y no encuentro a quién devolverle esa fidelidad. Me han defraudado varias mujeres y varios hombres. He defraudado a varias mujeres y a varios hombres. A veces he dicho “te quiero”. A veces he sentido que quería a alguien. He reído y llorado. He sudado amor. He estado más vivo que nunca y también al borde de la muerte. He saltado de alegría y he rodado por el suelo tirándome del pelo (cuando tenía, no fue por eso que lo perdí). He compartido un hogar, dos butacas de cine, el asiento trasero de algunos coches, hoteles y casas ajenas en París, Sevilla, Granada, Buenos Aires… He dejado que me engañaran y he engañado. Me he dejado ilusionar y he ilusionado. He escrito poemas y me los han dedicado a mí. He perdonado, he sido perdonado, no he tenido perdón. He buscado en pieles blancas, morenas y negras. He buscado en cabellos rubios, castaños, morenos y pelirrojos. También en ausencia de cabellos. He buscado cuerpos gruesos y delgados, acentos del sur y del norte. He ganado por momentos y he acumulado siglos de derrotas.
No he encontrado el amor de mi vida. Lo más parecido que tengo se llama Betis.

image