El viaje había sido tranquilo. A pesar de las graves secuelas que había dejado la guerra, nadie previó la posibilidad de un atentado terrorista. El tren había cruzado sin sobresaltos, aunque con paradas burocráticas y molestas, las fronteras de Croacia y de Serbia hasta llegar a Belgrado nueve horas después de su salida desde Sarajevo.

La guerra redujo la familia de Goran exclusivamente a su tía abuela, a la cual iba a visitar cada domingo a su casa de Belgrado. Era un viaje al pasado, un trayecto silencioso en el que los pasajeros apenas cruzaban unas cuantas palabras de cortesía. Herencia de la guerra, algunas miradas estaban marcadas por el recelo.

Goran calmaba su nostalgia o, tal vez, la alimentaba, pensando en la oración católica que su tía entonaría antes de comer. Él, musulmán no practicante, escucharía con respeto. Así lo hacía desde que siendo niño su padre lo llevó por primera vez a Belgrado cuando la bandera de Yugoslavia ondeaba con orgullo en los corazones eslavos.

El viaje fue interrumpido de forma brusca. Una laguna mental se apoderó de Goran, que de repente, se vio en el hospital sin saber cómo había llegado hasta allí.

Dos policías entraron en su habitación. Uno de ellos le hacía preguntas, el otro tomaba notas en un bloc. Sangraban y lloraban dijo Goran a los policías que le visitaron en el hospital. ¿Qué sentido tiene esto? preguntó en voz alta. Nadie le dio una respuesta. Él también había salido despedido por la fuerza de la onda expansiva que provocó la bomba. Eso le dijeron, puesto que él era incapaz de recordar nada. Tenía algunos rasguños y varios puntos de sutura. Tuvo usted mucha suerte le dijo el que preguntaba.

¿Qué habría pasado con la chica? La había estado mirando durante todo el trayecto. De ella sí tenía un recuerdo bastante nítido. La había visto leer unos versículos del Corán cuando el tren recién salía de Sarajevo. Tenía decidido que la abordaría al llegar a Belgrado. Evidentemente, no pudo hacer lo que había planeado. Preguntó por ella a los policías. Usted viajaba solo, señor le respondió el que tomaba las notas. No lo podía creer. No podía habérsela imaginado. Ella iba en el mismo vagón que él, era real.

Sintió un terrible escalofrío que le recorrió toda la columna vertebral. Sobresaltado, notó que no estaba en el hospital. Alguien le tocaba sutilmente el brazo. No se había dado cuenta de que se había quedado dormido. Se frotó los ojos y la vio. Llevaba el Corán en la mano izquierda, le tendió la derecha para ayudarle a incorporarse y le dijo Estamos en Belgrado¿Quiere tomar un café? preguntó él. Abandonaban la estación intercambiando miradas nerviosas cuando explotaba una bomba en el servicio de señoras. Uno de los dos susurró Misión cumplida.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/en-portada/portada-bosnia-ekspres/812819/http://www.rtve.es/alacarta/videos/en-portada/portada-bosnia-ekspres/812819/

Anuncios

Un comentario sobre “La chica del tren (cuento renovado, día 8)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s