Una vez más Tarantino ha mezclado la sangre con la ironía para crear una excelente película.

Django Unchained nació como homenaje a un western de 1966 que no he visto. Espero que nadie me crucifique por eso.

Como curiosidad, el Django original, Franco Nero, hace un cameo en esta renovada y negra versión en la que Jamie Foxx y Cristoph Waltz se salen.

Especial mención merece el actor austriaco, cuyo papel de Schultz le ha valido su segundo Oscar como Mejor Actor de Reparto después del que ya consiguiera en 2009 con Malditos Bastardos. En ambos casos, el premio ha sido justo.

Igualmente justo fue que Quentin Tarantino se hiciera con el Oscar al Mejor Guión Original. La película tuvo otras tres nominaciones, entre ellas la de Mejor Película, aunque por ahí no tuvo tanta suerte.

Django son más de dos horas y media de espectáculo. 165 minutos en los que el espectador se ríe varias veces de la muerte de mucha gente. No es crueldad, es un estilo de cine alucinante con el que Tarantino lleva muchos años deleitándonos.

La banda sonora es extraordinaria, sobre todo el tema Black Coffins (Ataúdes Negros) utilizado para el tiroteo en Candyland. También hay temas de Ennio Morricone y James Brown.

A pesar de los precios que se manejan últimamente en el cine, merece la pena rascarse el bolsillo para ver esta historia de esclavismo, cazarrecompensas, venganza y amor. Seguramente, Django Unchained estará entre las diez mejores películas de 2013.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s