Argentina son los argentinos y sus circunstancias. Y la mayor de esas circunstancias es que los argentinos proceden de muchas partes, sobre todo de Italia y España, pero también hay colectividades de japoneses, alemanes, chinos, armenios y polacos, más toda la inmigración lationamericana que no  para de crecer. Todos estos pueblos han dejado su huella en la ciudad de Buenos Aires, donde es más difícil encontrar la huella de los pueblos originarios.

Junto a la plaza Güemes, por ejemplo, se encuentra la plazoleta Ararat en honor al monte más alto de la Armenia histórica. Aunque Ararat, donde Noé dejó aparcada el arca, pertenece hoy a Turquía, sigue siendo uno de los símbolos nacionales de Armenia. Así mismo, hay un jardín holandés, una plaza de Italia, otra de Alemania, un monumento a los españoles, una plaza de Cataluña, un barrio chino, los colores de la bandera sueca en la camiseta de Boca Juniors… y un jardín japonés.

Entrar al Jardín Japonés de Buenos Aires cuesta 16 pesos (2,50 euros) y decir que la cámara es tuya y las fotografías son para uso personal. Después de eso, uno se da cuenta de que el jardín parece por fuera mucho más espectacular de lo que es por dentro. Aun así es un sitio lindo para visitar en el que se puede pasar un rato bastante agradable.

Pasé la mañana de ayer paseando por el Jardín Japonés y los alrededores aunque dejé la visita para el zoológico y el Jardín Botánico para otro día. E hice bien, porque por la tarde me esperaba un amigo español en la avenida de Mayo.

El farmacéutico y doctor de la Universidad de Sevilla, Manuel Machuca está en Argentina estos días con una agenda muy apretada. Machuca fue nombrado este lunes profesor honorario de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y está participando hoy en la Jornada de Atención Farmacológica que organizan la OFIL (Organización de Farmacéuticos IberoLatinoamericanos) y la UBA. Además, ayer presentó su primera novela Aquel viernes de julio en la sede de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA) en la avenida de Mayo y mañana lo hará en Rosario, donde también participará en la 2ª Reunión de Ciencias Farmacéuticas. 

Aquel viernes de julio es un libro cuyo inicio se sitúa en la noche anterior al estallido de la Guerra Civil Española. Cuenta la historia de Borja Quincoces, un señorito andaluz que se enamora de Chari, una gitana del barrio de Triana.

Según Manuel Machuca, es una novela que habla de la identidad y en la que no ha querido ser partidista a la hora de abordar uno de los episodios más tristes de la historia de España. De todos modos, quienes conoces a Machuca sabemos de qué parte está. Prometo hacer una reseña cuando haya leído el ejemplar que me llevé ayer firmado por el propio autor. Otro día también os hablaré del sitio al que fuimos a cenar después algunos de los que estuvimos en la presentación de la novela.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s