La piel erizada

El erizo

Película francesa basada en una novela de éxito editada en España por Seix Barral, El erizo habla de la vida y de la muerte a través de los ojos de Paloma Josse (Garance Le Guillermic),  una niña de diez años que no tiene miedo a final irreversible que a todos nos aguarda. Es una película para los que fuimos niños y para las porteras; seres diminutos que habitan en la entrada de los bloques de vecinos. La comunidad de El erizo es una vecindad elitista de París a la que le preocupan bien poco los problemas de Josiane Balasko, su ama de llaves (Renée Michel). En ese edificio vive Paloma, una niña de once años que tiene todo lo que hace falta para convertirse en princesa: riqueza (en potencia), una casa muy grande, un padre respetable (Wladimir Yordanoff), una madre (Anne Brochet) que no se respeta a sí misma y una hermana con grandes ambiciones. Pero Paloma no quiere nada de eso y se empeña en salvarse de su destino aunque eso implique tomar una decisión irreversible y muy arriesgada.

Los planes de Paloma y el anonimato de la portera se verán alterados, lenta, aunque, inexorablemente por la llegada al edificio del señor  Kakuro Ozu (Togo Igawa), un elegante japonés poseedor también de una gran fortuna.

Construida como un cuento de hadas moderno, El erizo es una película interesante que habla en positivo del cine europeo actual. De este título conviene destacar tanto lo que hay como lo que no. Por un lado, hay una historia afable y poco habitual, una escala social en la que es posible subir por mucho que el ascensor se niegue a llevarnos al último piso, unos rostros muy expresivos y tiernas pieles de erizo a las que sólo se accede si se consigue salvar antes la amenaza de afiladas púas. Lo que no hay son sobreactuaciones, algo que se agradece bastante en una película tan coral como esta. Tampoco hay escenas de más ni momentos superfluos. Todo parece estar bien medido, como le gusta a los franceses.

Atención a los dibujos de Paloma, que son una nueva construcción del mundo dentro de la propia película. Paloma edifica con ellos su particular punto de vista de lo que acontece a su alrededor, extrayendo aquello que le interesa: las, a priori, irrelevancias del día a día que realmente son fundamentales.

El erizo se construye poco a poco siguiendo el paso de un calendario trazado y dotado de contenido gráfico por un Faber Castell manejado con brío por la mano de Paloma en la pared de su propia habitación. Habrá que leer la novela para juzgar luego si la película sigue siendo tan buena como hoy me lo parece.

Buen provecho.

Ficha técnica:

El erizo, Mona Achache, 2009.

País: Francia.

Título original: Le hérisson.

Duración: 100 minutos aprox.

Género: Comedia dramática.

Intérpretes: Josiane Balasko (Renée Michel), Garance Le Guillermic (Paloma Josse), Togo Igawa (Kakuro Ozu), Anne Brochet (Solange Josse), Wladimir Yordanoff (Paul Josse), Sarah Le Picard (Colombe Josse) y Jean-Luc Porraz (Jean-Pierre).

Guión: Mona Achache (basado en la novela La elegancia del erizo de Muriel Barbery).

Producción: Anne Dominique Toussaint.

Música: Gabriel Yared.

Fotografía: Patrick Blossier.

Montaje: Julia Grégory.

Dirección artística: Yves Brover.

Vestuario: Catherine Bouchard.

Calificación: *** Necesaria.

Anuncios