El sonido agropó vuelve a estar de moda. Ha pasado una década desde que No me pises que llevo chanclas se separó. Diez años después, con más tripita y la misma guasa, el grupo palaciego que revolucionó la España musical de los 90 ha decidido volver con nuevas coplas.

Una legión de nostálgicos de veinte a cincuenta años se dio cita en la FNAC de Sevilla para vivir en carne propia un regreso tan inesperado como feliz. La sala estaba abarrotada cuando, a las ocho de la tarde, Pepe Begines y su grupo hicieron acto de presencia en el escenario y el cantante dijo estar muy contento por tocar esa “noche tarde, muy noche tarde, en Nueva York. Perdón, Sevilla capital”.

Los Chanclas se presentaron al más puro estilo agropó: camiseta negra y sombrero cordobés. La banda abrió el concierto con dos temas nuevos: primero, el sencillo 24 horas y segundo, Polisía. Mucho ojo o mucho oído con esta última canción, cuya letra narra las peripecias de un policía de tráfico gitano natural de Jerez. Su estribillo “Soy polisía y pongo multas to los días. Toma que toma” lo memorizó de inmediato un público entregado a sus ídolos desde el primer verso de una copla  de la que Pepe Begines dijo que era “más mala que la anterior” pero menos mala que la siguiente.

Fueron dos canciones muy enérgicas. Dos temas nuevos a los que siguió un trío de clásicos de la época dorada del, ahora, cuarteto de Los Palacios. No sé qué tenía pensado cantar Pepe Begines, pero, a los quince minutos de concierto, alguien le obligó a entonar el añejo Bolillón. Tres veces se dejó la voz el anónimo mozo hasta que el patrón dio su brazo a torcer y dijo: “Vamos a cantar Bolillón”. El entusiasmo de los fieles “chancleros” hizo temblar los cimientos de la FNAC. Antes ya había habido tiempo para la nostalgia con Chicago, la canción de Los Chanclas que mejor se presta a la participación del público.

Al Bolillón, momento más espectacular del concierto, le siguió, también por petición popular, Tengo una tasquita en Triana y ahí se acabó el repertorio clásico, que no el espectáculo, cuyo fin anunció Pepe Begines hasta en tres ocasiones.

Al final llegó el fin que diría Sabina. La sexta y última canción de la “noche tarde” fue En China, uno de los temas nuevos del disco Superhéroe Agropó que supone la vuelta de No me pises que llevo chanclas. En China merece ser incorporado desde ya a la lista de éxitos de este mítico grupo al que ahora le toca volver a la carretera.

Tras diez años de silencio (no para Pepe Begines que sacó dos discos en solitario), es inevitable hacer comparaciones entre lo nuevo y lo antiguo de No me pises que llevo chanclas.

Así podríamos decir que si antes se negaron a viajar a Japón (“Está mu lejo, joé”), ahora tienen obsesión por todo lo que haya sido fabricado En China.

Ellos que tuvieron que recurrir al dolalgial para soportar a una vieja tan pesada como la que les preguntaba una y otra vez Y tú, ¿de quién eres?, ahora se han convertido en agentes de la ley que quitan puntos y ponen multas sin hacer preguntas.

Por otro lado, si en los 90 tuvieron problemas para ver un concierto por culpa de un Cabezón que se les puso en medio, ahora nadie puede molestarles porque navegan 24 horas en Internet.

Por último, viendo el título de su nuevo disco, Superhéroe Agropó, cabe preguntarse si tendrán poderes para resucitar al malogrado Canario. Anoche, al menos, no se le oyó trinar. Conciertazo.

 

Buen provecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s